Semillas de Quinoa

Las semillas de quinoa son una especie de cereal que se ha clasificado como uno de los granos integrales con más valor nutricional. Provienen de una planta herbácea que crece hasta los tres metros de altura, con flores pequeñas que no poseen pétalos y tallos ramificados de acuerdo a la variedad cultivada. 

Estas semillas tienen un sabor parecido levemente a la nuez, asimismo un aspecto y consistencia similar al arroz marrón. Son muy versátiles, se pueden emplear para el consumo de maneras muy variadas que van desde los platos dulces a los platos salados. 

A pesar de esto es importante saber que en la parte exterior poseen un elemento denominado saponinas amargas, que pueden afectar el ritmo cardíaco al interferir con las contracciones normales del corazón. Para eliminar ese producto dañino se pasan por un proceso mecánico de separación que remueve el pericarpio o simplemente se dejan en remojo antes de su consumo. Dichas saponinas suelen emplearse a nivel industrial en la producción de esteroides sintéticos, cerveza, extintores de incendios, detergentes, jabones y productos cosméticos. 

Semillas de Quinoa

Origen de la quinoa

El cultivo de quinoa es una práctica que se ha propagado por más de 70 países en el mundo; sin embargo esta planta proviene de las superficies andinas que se extienden a través de Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Chile y argentina. 

Algunas teorías sostienen que la domesticación de esta hierba se realizó a lo largo de 3000 o 5000 largos años en el pasado. Existen indicios que demuestran que en las épocas precolombinas las semillas de quinoa eran un alimento tan importante como el maíz y la papa para las civilizaciones indígenas que habitaban en los altos andinos de América. 

Cuando se produjo la llegada de los colonizadores Españoles hasta los territorios hasta entonces dominados por los aborígenes, también se introdujeron muchas especies vegetales nuevas como el trigo que poco a poco fueron desplazando la quinoa como una de las principales fuente de alimento. El cultivo de estas semillas empezó a ser una obra ejecutada por los indígenas más pobres para poder subsistir. 

Desde 1970 gracias a los estudios realizados por un grupo de científicos, se dieron a conocer los diferentes componentes nutritivos de la quino a la que se le denominó como un “super alimento” y la popularidad de esta alcanzó los niveles más altos.

 

Propiedades de las semillas de quinoa

La quinoa es uno de los cereales relativamente nuevos para el ser humano. En realidad no es propiamente un cereal sino una semilla, cuyas características nutricionales son de alto valor si se incluye su consumo en la dieta alimenticia. 

En comparación con otros cereales, 100 gramos de semillas de quinoa contienen una cantidad de 6 gramos de grasas insaturadas como omega 3 y 6; y 16 gramos de proteínas. Las calorías que provee se deben más que todo a los hidratos de carbono y así mismo se destaca 15 gramos de fibras en su mayoría del tipo soluble.

En cuanto a los macro nutrientes, presentan minerales como calcio, magnesio, fósforo, zinc, potasio, hierro y fósforo; además de vitaminas del complejo B y vitamina E que actúa como antioxidante.

Beneficios de las semillas de quinoa para la salud

  • Es una gran alternativa para suplantar los cereales en la dieta de las personas celiacas por su carencia de gluten. 
  • Su alto contenido proteico y de fibra ayuda a mantener el índice de glucemia adecuado para las personas que padecen de diabetes. 
  • Tiene mucha semejanza en cuanto a valor nutricional a la avena; por lo cual es un alimento ideal para los deportistas. 
  • Quienes desean emprender una dieta para bajar de peso de forma saludable deberían incluir en su alimentación dichas semillas, pues disminuye el apetito sin aportar calorías dañinas.
  • La cantidad de lípidos insaturados que tiene ayuda a mantener una cantidad de lípidos en la sangre regulada. 
  • Está dotada de una gran cantidad de fibra soluble por lo que se convierte en un gran aliado para combatir las afecciones intestinales como el estreñimiento.
  • En casos de anemia será una solución para elevar los niveles de hemoglobina, pues tiene una buena cantidad de hierro en su composición. 

Usos de las semillas de quinoa

Culinario

Desde el pasado el uso más frecuente que se le daba a las semillas de quinoa era la elaboración de diferentes platos en el mundo gastronómico. Generalmente estos granos se tuestan y se muelen para obtener una harina que por su alto contenido de aminoácidos es de fácil digestión. Esa harina obtenida puede ser preparada en panes, tortas y galletas, incluso en países como Bolivia, Perú y Ecuador suele tomar más importancia que la harina de trigo. 

También se suelen consumir en forma de cereales o se fermentan para producir cerveza y una bebida tradicional de los andes conocida como chicha.

Ceremonias

Al tratarse de un grano de relevancia para las comunidades indígenas, hace parte de diferentes rituales o ceremonias andinas. 

Medicinal

La quinoa se emplea como agente medicinal en el tratamiento de hemorragias y abscesos; así como también se usa en la elaboración de productos cosméticos. 

Germinación de semillas de quinoa

Paso 1 

Lavar los granos muy bien en un tazón para retirar las saponinas que están presentes en la cubierta externa. Luego se retira el agua con ayuda de un colador de malla fina para no perder ninguno de los pequeños granos. 

Paso 2

Colocar la quinoa en un envase o germinador y agregar ⅔ de agua fría (que no sobrepase los 21°C). El agua debe ser suficiente para que las semillas estén sumergidas por completo en un periodo de 30 minutos aproximadamente. Pasado el tiempo de remojo recomendado, se retira toda el agua que se encuentra en el recipiente y se repiten los pasos anteriores un par de veces más.

Paso 3 

Ya lavada y retiradas las saponinas, entonces se pasan las semillas a una bandeja o plato y se mantiene en un sitio oscuro, tapadas con un paño para protegerlas del polvo o los insectos. Allí se debe mantener por al menos dos días pero se tiene que procurar seguir haciendo los pasos de lavado y enjuague nuevamente alternados en un periodo de 8 horas. 

Paso 4 

Dos días después se podrán ver los pequeños brotes germinados en las semillas y se deben dejar secar por lo menos 12 horas para evitar que se pudran.

Semillas de Sandía

Sandia, patilla, melón de agua o sindria son los nombres por los cuales se conocen en diferentes lugares al fruto de gran tamaño que proporciona la planta Citrullus lanatus. Originaria de áfrica, es una planta trepadora o rastrera que se ha propagado por casi todas partes del mundo; con flores amarillas y una fruta que alcanza más de 10  kilogramos de peso en algunas variedades, de sabor dulce y textura suave. Esta última contiene distribuidas por toda su pulpa una gran cantidad de semillas que contrastan con la agradable consistencia de la parte carnosa. Las semillas de sandía son pequeñas, algunas miden sólo 1 centímetro y presenta un color negro característico, aunque también pueden ser de un tono marrón o blanco. 

Propiedades de las semillas de sandía

Al igual que sucede con la pulpa del fruto, las semillas de sandía suelen ser agentes diuréticos muy potentes y una fuente de energía importante. 

Ingerir semillas de este tipo al igual que se hace con las de girasol, es una práctica que proporciona al organismo de nutrientes indispensables para las funcionalidades biológicas del mismo. 

Cada 100 gramos de estos granos contienen 557 calorías, 47,3 g de grasa, 10,2 mg de zinc, 515 mg de magnesio y 28,3 g de proteínas. Este alto contenido nutricional las convierte en un alimento ideal para las personas que desarrollan actividades físicas de alta intensidad; pues sus proteínas contribuyen al desarrollo muscular y estimulan la regeneración de los tejidos. De igual modo las grasas saludables ayudan a regular los niveles de colesterol en la sangre; el zinc fortalecerá el sistema inmunitario y el magnesio promoverá la eficacia de los procesos intestinales. 

Semillas de Sandía

El retraso del envejecimiento es otro aspecto que promueven las semillas de sandía, pues además de los elementos antes mencionados también son poseedoras de una alta concentración de antioxidantes. 

Origen de las semillas de sandía

Aunque la sandía se trata de una de las frutas más populares y favoritas de las personas, sus antepasados no eran tan agradables. 

El lugar de origen de dicha fruta aún se encuentra en discusión ya que no existen indicios concretos que puedan ser usados como base para establecer el sitio donde comenzó a producirse; pero según diferentes teorías el cultivo inició en los territorios Africanos y desde allí se propagó hasta otros lugares como Asia. 

Gran parte de la historia sobre la planta y sus frutos se ha perdido a través del tiempo; sin embargo diferentes científicos han dedicado sus estudios ha determinar los procesos evolutivos que tuvieron las plantas generación tras generación en cuanto a la sandía. Las investigaciones realizadas han concordado con que el progenitor de la fruta se trataba de un ejemplar de sabor amargo y de color verde, que sufrió una transformación que duró 5000 años aproximadamente hasta evolucionar con las características que hoy conocemos. 

Un dato curioso es que se han encontrado vestigios de su consumo durante los periodos faraónicos de la historia; de algunas tumbas egipcias con miles de años de antigüedad se obtuvieron pinturas y semillas de sandía, elementos que ayudaron a determinar que el fruto ovalado que hoy se conoce, desde entonces ya era cultivado. 

Variedades de semillas de sandía

Actualmente existe un catálogo realmente amplio sobre las variedades de semillas de sandía. Las plantas que se obtienen a partir de estas se diferencian de acuerdo a cada tipo o variedad en aspectos como el color de la piel, tamaño del fruto, sabor, grosor de corteza, color de la pulpa y cantidad de semillas producidas. 

Sugar baby

Es una variedad de ciclo precoz, con frutos caracterizados por su forma redondeada y el color verde oscuro de su corteza, que pueden llegar a pesar 5 kilogramos. 

Crimson Sweet

Es una de las variedades con más nivel de productividad puesto que se da en casi cualquier condición de cultivo. Posee frutos redondos, con una corteza verde oscuro y con rayas de color verde claro; este llega a pesar increíblemente los 14 kilogramos. 

Dumara

Esta especie de sandía, presenta una característica diferente a las dos anteriores y es que su forma resulta ser alargada. 

Asahi Miyako

Su ciclo es muy precoz se trata de una variedad de origen japonés que posee una piel muy fina. La pulpa es de color rojo intenso y solo alcanza un tamaño de 6 kilogramos aproximadamente. 

Cultivo de las semillas de sandía

Germinación

La mejor época para proceder a la germinación de las semillas de sandía es el periodo del año comprendido entre Abril y Mayo. Se procede a sembrar 4 semillas en montículos de tierra a una profundidad de 2 centímetros; se protegen con un mantillo y se agrega una capa de compost orgánico muy delgada. Generalmente a los 10 días los granos han germinado por completo. 

Suelos

Aunque esta planta no suele ser exigente en cuanto a las condiciones la tierra para desarrollarse; su crecimiento da mejores resultados en suelos con buen drenaje y una gran cantidad de materia orgánica para la obtención de nutrientes. Las tierras mullidas y bien abonadas son las ideales para el cultivo. 

Riego

Son plantas que no requieren de gran contenido hídrico para desarrollarse. Al momento de realizar los riegos se debe tener cuidado en no mojar las hojas puesto que son propensas a pudrirse con facilidad. 

El riego debe hacerse diariamente pero de forma muy regulada y la finalidad de este es solamente mantener el suelo con la humedad adecuada. 

Cuando las plantas alcancen al menos 10 centímetros de altura, el riego debe disminuir a una frecuencia de cada 3 días, procurando que el suelo no pierda el agua por completo. 

Algunos agricultores suspenden los riegos diez días antes de la cosecha para que los frutos adquieren mayor dulzura y potencien su sabor. 

Trasplante 

Si la germinación se realizó en semilleros, el trasplante al lugar definitivo se deberá realizar cuando las plantas alcancen los 15 centímetros. Se mudarán sólo las plantas que sean más fuertes y estén mejor desarrolladas.

Cosecha

Cuatro meses después del cultivo, los frutos ya estarán listos para ser cosechados.

 

Semillas de hinojo

Las semillas de hinojo son los pequeños granos que se encuentran en el interior del fruto de dicha planta. 

El hinojo o Foeniculum vulgare es una planta única en su género, se trata de una especie que no tiene tallos leñosos, es decir que entra en la categoría herbácea. En condiciones óptimas para su desarrollo, la planta puede llegar a medir dos metros de longitud; sus hojas son alargadas de un fino grosor y de color verde; las flores que crea son de color dorado, se presentan en tamaños pequeños y en racimos con abundantes de ellas.

Las pequeñas semillas de hinojo se caracterizan por poseer un aroma muy fuerte y agradable, son de forma redondeada pero alargada a la vez y de tamaños variantes en dependencia de la variedad.

Variedades de semillas de hinojo

Aunque se trata de la única especie del género Foeniculum, suelen encontrarse múltiples variedades de esta creciendo de manera silvestre o en los campos de cultivo. Las más conocidas son:

Dulce

Es la variedad más utilizada, cultivada y popular en diferentes regiones. Tiene un aroma y sabor muy potente pero dulce y frutal.

Genio

Puede llegar a medir los 1 a 2 metros de altura y sus semillas son de aspecto redondeado y más firme que en otras variedades. 

Armo

Es una planta que se desarrolla muy rápido, tiene un bulbo blanco y grueso.

Pollux

Resulta ser una de las variedades que proporciona un bulbo de tamaño considerable, redondeado y de color blanco. 

Carmo

Son plantas cuyo fruto es de perímetro circular, firmes y lisos. 

Usos de las semillas de hinojo

Toda la planta se usa para diferentes fines ya sean comerciales, culinarios o terapéuticos. Los bulbos o raíces suelen ser empleados en la elaboración de diferentes platillos e incluso se consumen en su estado crudo; lo mismo pasa con las hojas y tallos. 

Semillas de hinojo

Las semillas de hinojo por su parte son empleadas como condimento en la cocina mediterránea tanto para potenciar el sabor de comidas saladas como en platos de repostería. En algunas zonas estos granos también se emplean para saborizar licores. Cabe destacar que en la fitoterapia es empleado un aceite que se extrae mediante diversos procesos de estas semillas; este aceite contiene un 60% del elemento llamado anetol, el cual es responsable de proporcionar a dicha sustancia de su distintivo aroma. 

Propiedades medicinales de las semillas de hinojo

Las semillas de hinojo contienen en su composición química una gran proporción de elementos que ayudan al cuerpo humano en términos medicinales y nutricionales. Desde tiempos antiguos se han utilizado debido a sus diferentes efectos como lo son:

  • Fortalecer el sistema inmunológico mediante la estimulación en la producción de glóbulos blancos.
  • Ayudar en caso de alteraciones neurológicas, como el insomnio.
  • Aliviar los procesos inflamatorios y los dolores ocasionados por estos.
  • Estimular los procesos digestivos, manteniendo una buena salud de la flora intestinal. 
  • Proporcionar alivio en situaciones como la acidez y el reflujo estomacal.
  • Es un excelente diurético, lo que ayuda a mantener en correcto funcionamiento las vías urinarias. 
  • Ayuda a mejorar afecciones oculares como la conjuntivitis y la irritación originada por diferentes causas. 
  • Son eficaces para disminuir el mal aliento o halitosis. 
  • Tienen un alto contenido de antioxidantes.
  • Sus componentes tienen un efecto afrodisíaco, es decir que ayudan a elevar el deseo sexual.

Cultivo de las semillas de hinojo

Siembra de semillas de hinojo

Para el cultivo de esta planta se puede optar por la siembra directa de sus semillas; pues en condiciones óptimas terminan germinando al cabo de una semana. La temperatura más recomendable para proceder a la siembra son los 15° a 20°C, lo que quiere decir que en climas templados lo ideal es comenzar la germinación en el periodo comprendido entre febrero y marzo; mientras que en sitios más fríos se puede realizar un poco antes. 

Las plantas de hinojo no toleran los climas excesivamente calurosos o demasiado fríos, por lo que se debe tener un buen balance de la temperatura ambiental. 

Suelo

Las semillas de hinojo necesitan de suelos ricos en nutrientes para poder germinar y seguir desarrollándose; además es importante que sean profundos, con gran capacidad de drenaje, sean sueltos y que las plantas posean el espacio necesario para poder crecer óptimamente. 

Fertilizantes

Para mejorar la calidad y nutrientes de la tierra donde se realizará el cultivo, se puede añadir un compost elaborado a partir de materia orgánica o humus de lombriz.

Riego

Esta es una especie vegetal que no se desarrolla en lugares con excesiva humedad o con poca disposición de agua. Los riegos se recomienda hacer de forma frecuente y generosamente; una buena opción es aprovechar de un sistema de riego por goteo. 

Luminosidad

Las plantas durante todo su ciclo de vida necesitaran de la energía irradiada por el sol para poder crecer. El cultivo y germinación se tienen que realizar en sitios donde los rayos solares influyen directamente sobre estas la mayor parte del día. 

Enfermedades

Los pulgones y gusanos grises son las plagas más recurrentes durante el cultivo de hinojo. También es posible la aparición de una enfermedad denominada botrytis; para el tratamiento tanto de plagas como de enfermedades existen gran cantidad de productos químicos que se ponen a disposición de las personas en diferentes tiendas especializadas en agro insumos. 

Trasplante

Si el cultivo no se hace de manera directa y se realiza en semilleros, entonces un mes después de la germinación se puedan trasplantar las pequeñas plántulas al lugar definitivo, dejando un espacio entre estas de 25 a 35 centímetros. 

Cosecha

Una de las ventajas del hinojo es que la cosecha puede realizarse de manera muy pronta, específicamente dos a tres meses después de la siembra. 

Para cosechar las hojas se usa la ayuda de unas tijeras para limpiar el tallo desde la base a la punta. Posteriormente estas volverán a crecer; pero si la siembra se realiza con el objetivo de obtener bulbos grandes, lo mejor es cortar frecuentemente los tallos y así podrá adquirir un mejor tamaño.

 

Semillas de Uva

La vid o vitis es una planta de origen silvestre de gran importancia para la humanidad desde tiempos históricos; pues gracias a su fruto, se obtiene una de las sustancias alcohólicas más ancestrales como lo es el vino. Desde hace mucho tiempo se conoce las maravillosas propiedades de la planta, sin embargo las semillas de uva no han tenido las importancia necesaria para algunos, por lo cual la mayoría del tiempo han sido desechadas, tanto en la producción de vino como en otras formas de consumo. 

En el mundo comercial las semillas de uva no tienen gran relevancia, esto es un grave error pues el procesamiento de ellas puede dar origen a productos tan rentables como el aceite de uva y el extracto de semillas de uva. 

Características de las semillas de uva

Los granos o semillas de uva se desarrollan en el interior de las bayas que nacen en racimos como resultado de la floración de esta planta trepadora. Normalmente se pueden encontrar de 1 a 4 granos dentro del fruto carnoso, estos tienen un color marrón claro y son de un tamaño sumamente pequeño. 

Semillas de Uva

Propiedades químicas de las semillas de uva

Las semillas que proporciona esta planta contienen una gran cantidad de elementos químicos que resultan de mucha importancia en el ámbito nutricional del ser humano. Uno de los compuestos con presencia más notable son los aceites, tales como el omega 3 y el omega 6. También contienen un cantidad significativa de antioxidantes, mayor incluso que los presente en los subproductos de la fruta como el vino. Cabe destacar que en su composición además, se puede encontrar un bajo contenido de ácido graso linolénico.

Propiedades medicinales de las semillas

Las propiedades medicinales que tienen estos granos se deben más que todo a su capacidad antioxidante; pues estos elementos son capaces de evitar el deterioro o disminución de la funcionalidad de los órganos, situación que es consecuencia del envejecimiento. Las principales acciones medicinales que tienen estas semillas son: 

  • Estimular la producción de glóbulos blancos, es decir que refuerzan el sistema inmunológico.
  • Ayudan al organismo a luchar contra enfermedades de carácter inflamatorio. 
  • Actúan de manera eficiente en el refuerzo de estructuras y elementos cardiovasculares. 
  • Mejoran la circulación sanguínea.
  • Contienen elementos que pueden ayudar a prevenir enfermedades graves como el cáncer. 
  • Son efectivas para mejorar la salud pulmonar en el caso de infecciones o adquisición de bacterias. 

Aceite de semillas de uva

Esta es una sustancia de color dorado pálido que se puede obtener a través del prensado en frío de las semillas de uva o mediante un proceso químico. El aceite es uno de los pocos productos que se pueden obtener de estas semillas y sus usos son más que todo nutricionales, cosméticos y medicinales. 

Tiene un olor y sabor frutal que lo hace un aliado perfecto para macerar carnes o elaborar vinagretas en el mundo culinario, y también es ideal para realizar preparaciones fritas por su elevado punto de humeo. Es también uno de los pocos que no contiene colesterol, característica que lo hace una sustancia beneficiadora en el caso de enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad. Cabe destacar que además es el aceite vegetal con mayor concentración de ácido linoleico que es uno de los aceites esenciales que el organismo no puede sintetizar de manera natural por lo que debe adquirirlo a través de la alimentación.

Extracto de semillas de uva

El extracto de las semillas de uva es otra de las sustancias que se pueden obtener mediante un adecuado proceso y tratamiento de dichos granos.

Este se trata de un líquido que presenta en forma concentrada todos aquellos elementos que se encuentran contenidos en el interior de las semillas. Posee una lista enorme de beneficios para la salud, por lo que puede emplearse como antialérgico, fungicida, antioxidante y antibiótico. 

En cuanto a las consecuencias negativas de su consumo o uso tópico, no se han manifestado casos de intoxicación y reacciones adversas significativas; pero cabe la posibilidad que en algunas personas se produzcan síntomas como náuseas, mareos y prurito en la zona donde se aplica. 

Germinación de las semillas

Antes de iniciar con el proceso de germinación de las semillas de uva, es necesario tener en cuenta que normalmente los agricultores que se dedican al cultivo de vides, lo hacen utilizando injertos o esquejes. Esto es debido a que la obtención de las plantas a través de la germinación de semillas es un proceso que requiere de paciencia y determinación. 

Elegir las semillas adecuadas

En el caso de que las pepitas que nos dispongamos a germinar no sean compradas o estén  ya preparadas, se debe elegir entonces una uva adecuada para extraerlas. 

Lo primero es escoger la fruta que se encuentre muy madura y una variedad que soporte las condiciones climáticas locales. 

Cuando ya se tenga el espécimen correcto entonces es necesario abrirlas y retirar del centro los pequeños granos con el dedo. Una vez retiradas de la pulpa, debemos de separar todos los fragmentos de esta que puedan quedar sobre su superficie. 

Determinar la viabilidad de la semilla

Ya que tengamos las semillas extraídas, tenemos que verificar que sean óptimas para la germinación. Los granos saludables son fuertes al apretarlas entre los dedos y poseen un color marrón o gris claro. 

Hidratación

El proceso de hidratación del pregerminado dura 24 horas y consiste en poner las semillas sanas en un recipiente con agua por este tiempo.

Estratificación

Algunas variedades necesitan de un periodo de estratificación en frío. Para esto se disponen en un recipiente, cubiertas de algún sustrato y se introducen en el refrigerador por 2 meses.

Siembra 

Cuando termine la estratificación se mudan las semillas a una maceta con tierra abonada para que los brotes comiencen a salir. La temperatura que deben tener estas durante este periodo es de 15° a 20°C o de lo contrario no germinaron. 

La humedad en la tierra debe ser constante pero no excesiva. Sí las condiciones son óptimas al cabo de 8 semanas deben salir las pequeñas plántulas. 

Semillas de tabaco

Las semillas de tabaco son los frutos que se dan tras la floración de las plantas de tabaco y aunque no se usan para el procesamiento del tabaco que es comercializado y consumido mundialmente; estas son muy importantes ya que su germinación da origen a esta planta tan conocida desde hace mucho tiempo. 

Origen de las Semillas de Tabaco

Según diversos estudios realizados por expertos de la botánica y la historia, se ha logrado establecer que el territorio centro de origen de las semillas de tabaco fue la zona comprendida entre Ecuador y Perú. Se presume que los cultivos de estas se dieron hace más de 3000 años en dichas zonas y que con el transcurrir del tiempo se fue propagando su popularidad y uso a diferentes sitios como las Islas Antillas. 

En las épocas históricas las hojas de tabaco no solo se fumaban, pues en aquel entonces se masticaban, inhalaban, se bebían y se empleaban como agentes medicinales. También era ofrecido a los Dioses en algunas culturas indígenas como ofrenda. 

Semillas de tabaco

Tras producirse la llegada de los Españoles al territorio Americano, aquellos hombres conocieron la costumbre de los nativos de utilizar esta planta en forma de hojas secas, envueltas en otra hoja que se enrollaba y se encendía por un extremo para luego absorber el humo por el otro extremo. Unos años más tardes los colonizadores tuvieron especial interés por los efectos narcóticos que tenía la planta, por lo que se dispusieron a crear sus propios cultivos utilizando los conocimientos y métodos que tenían los indígenas. 

Debido a una serie de situaciones los Europeos se dieron cuenta de las propiedades curativas que tenía la planta de tabaco por lo que se dieron a la tarea de poco a poco darla a conocer a sus parientes para que la emplean como tratamiento a diversas afecciones de salud.

Cabe destacar que muchos años más tarde se produjo una controversia sobre las supuestas propiedades medicinales del tabaco, ya que algunos estudios realizados en el siglo XX determinaron que el lugar de ser beneficioso, más bien provocaba daños nocivos para la salud.

Descripción de las semillas de tabaco

Las semillas de tabaco son muy pequeñas y apenas pueden llegar a tener un peso de aproximadamente 0,08 mg. Presentan un color castaño oscuro y con una forma ovoide o arriñonada. 

Estas se caracterizan por ser una parte de la planta que no contiene nicotina en su composición química y su maduración generalmente se produce a los 21 días después de la floración de la planta. 

Estructura interna de las semillas de tabaco

En el interior las semillas de tabaco constan de un embrión que se encuentra rodeado por 5 capas celulares ricas en lípidos y proteínas que hacen parte del endospermo. La capa exterior de las mismas es una estructura que se forma por la unión de células muertas cutinizadas. En uno de los extremos tienen la radícula, lugar por donde sale esta cuando se produce la germinación. 

Germinación de las semillas de tabaco

Un cultivo exitoso de tabaco se define por la correcta germinación de las semillas; es por esto que se debe realizar este proceso de manera adecuada para obtener resultados satisfactorios. 

El proceso de germinación se desencadena gracias a una actividad enzimática producida por una inhibición del agua y aumento de la respiración celular; lo que se traduce como un crecimiento del embrión que ocasiona la salida de la radícula a la superficie de la semilla. 

Temperatura

Un rango de temperatura óptimo regula el proceso de germinación de manera perfecta. Para este proceso algunas semillas requieren de una medida que se mantenga entre los 18° a 23°C. Si se produce una disminución o aumento de esta, es probable que el embrión no se desarrolle a la velocidad que debería. 

Luminosidad

Algunas variedades de semillas requieren de un aporte de luz solar para poder germinar; sin embargo la mayoría no suelen requerir de este factor para acelerar el crecimiento de los embriones. 

Humedad

La semilla durante su germinación requiere de condiciones que le permitan obtener una cantidad de agua necesaria para la activación de sus procesos enzimáticos; pero si la presencia de agua es excesiva, el embrión no podrá tomar el oxígeno pertinente para su desarrollo inicial. 

Paso a paso para la germinación de semillas de tabaco

  • Agregar en un recipiente o bandeja una capa de sustrato o tierra, con una mezcla de compost para germinado de semillas.
  • Disponer de las semillas en la superficie de la tierra y agregarles agua suficiente pero que no produzca encharcamiento. 
  • Se cubre el recipiente elegido con una tapa o papel transparente con el fin de retener la humedad; en el caso de omitir este paso se debe rociar con agua diariamente para que el suelo esté siempre húmedo.
  • Se debe destapar el envase al menos una vez al día por algunos minutos para que el aire del interior sea renovado. 
  • Una semana después se puede notar que algunas semillas están dejando ver ya sus radículas. Es normal si a otras les toma más tiempo en comenzar a germinar.
  • Seis semanas después de iniciado el proceso ya sera posible realizar el trasplante de las plántulas. 

Siembra del tabaco

Clima y suelo

Después de establecidas las plantas, estas necesitan de condiciones climáticas cálidas y secas para continuar con su óptimo desarrollo; pues una excesiva cantidad de agua dará como resultado plantas débiles y de mala calidad. La temperatura debe rondar siempre por los 20° o 30°C.

En cuanto al suelo para el cultivo, el tabaco presenta una gran ventaja en este aspecto. En condiciones normales suele producirse muy bien en casi cualquier tipo de tierra mientras que estas posean un drenaje óptimo. 

Fertilizantes

Una de las cosas más importantes en cualquier cultivo es proporcionar a las plantas de los nutrientes que necesita para crecer. Para lograr esto se pueden usar los mismos fertilizante empleados para los tomates y patatas.

Poda

Cuando se produce la floración de las plantas es necesario aplicar una poda apical; esta consiste en cortar el brote terminal para que las demás hojas sean más gruesas y grandes.

Semillas de fresa

Las fresas son una de las frutas favoritas de todas las personas; su exquisito sabor y aroma ha sido capaz de inspirar a los cocineros para crear platos, a los cosmetólogos para crear lociones o perfumes y a los expertos en botánica para crear diferentes especies dentro de las paredes de un laboratorio. Estos frutos se identifican por poseer una forma redondeada o cónica, tener un color rojo brillante y poseer en su corteza gran cantidad de pequeños granos por toda la superficie, siendo estos últimos las semillas de fresa que se utilizan para germinar las plantas en los sitios donde se producen los cultivos de dicha fruta. 

Las semillas de fresa son el verdadero fruto de la planta científicamente llamada Fragaria. Estos pequeños puntos se encuentran dispersos por todo el receptáculo; es decir que la parte carnosa que posee ese característico sabor de la fresa no es más que el engrosamiento del receptáculo de la flor, que se produce como consecuencia de la polinización de la misma. 

Extracción de las semillas de fresa

Para obtener de manera efectiva las semillas de fresa se pueden emplear varios métodos que aseguran liberar el pequeño fruto de la parte carnosa. Antes que nada se debe tener en cuenta que sea cual sea la técnica empleada para la extracción, los fresones elegidos deben tener un estado de maduración completo y una salud equilibrada; esto se debe a que si tratan de ejemplares enfermos o mal desarrollados las plantas que germinen de estos no serán viables para el cultivo. 

Semillas de fresa

Extracción número 1

Este se trata de un método mayormente manual que se realiza utilizando la ayuda de una pinza o palillo mondadientes para retirar los granos de uno en uno. Se recomienda esta técnica para los casos en que no se desee dañar la exquisita pulpa de la fresa.

La manera más efectiva de hacerlo es presionar en el área justo debajo de la semilla y dar un pequeño y rápido tirón para que salga sin causar daño a esta o a la pulpa. 

Extracción número 2 

Para este método se utiliza la ayuda de una licuadora. Consiste en pelar las fresas y licuar su corteza con un poco de agua. Las semillas de fresa poseen un tamaño tan pequeño que las cuchillas de la licuadora no podrán causarles daño alguno. 

Luego de procesar la corteza se agrega el líquido resultante en un recipiente y se procede a pasarlo por un colador para separar las semillas.

Después de colar el jugo se colocan las semillas en un envase y se la agrega un poco de agua. En este paso determinaremos cuales son sanas o fértiles y cuales están dañadas. Las que se encuentren en perfecto estado caerán al fondo del recipiente mientras que las deterioradas flotaran en la superficie. 

Este último paso se repetirá por unas 4 veces hasta que no salgan a flote más semillas ni sustancia orgánica proveniente de la parte carnosa de las fresas. 

Extracción número 3

Este método de extracción consiste también en retirar la corteza de las fresas; pero en lugar de procesarlas en la licuadora, en este caso se dejan secar por unos días en un sitio a la sombra y donde exista buena corriente de aire. Después de tres o cuatro días la materia orgánica se habrá desvanecido y los pequeños frutos quedarán adheridos a la superficie donde reposaban; siendo fácil removerlos haciendo fricción con el dedo. 

Secado de las semillas de fresa

Después de obtener las semillas mediante alguna de las técnicas de extracción explicadas anteriormente, entonces se debe procurar que la humedad y la materia orgánica que poseen adherida desaparezca. La razón de esto es que si se dejan húmedas y sucias se producirá la aparición de moho y hongos que dañan al embrión que contienen en su interior. 

La mejor manera de realizar este proceso es dejarlas reposar en una superficie plana y encima de un papel absorbente por unos cuantos días. Nunca se deben secar directamente con la luz del sol o introducirlas en el horno o microondas ya que el calor excesivo hará morir a los embriones. 

Almacenamiento de las semillas de fresa

En el caso de que las semillas obtenidas no sean para cultivarlas de manera inmediata, lo mejor es almacenarlas de manera correcta y evitar su deterioro. Estos granos (ya secos) se pueden guardar dentro de un recipiente hermético o en un sobre de papel permeable; en un sitio fresco y oscuro o en el interior del refrigerador (no en la heladera). 

Germinación de las semillas

  • El primer paso para la germinación de semillas de fresa es guardar el recipiente donde se encuentran almacenadas durante un mes en el interior del refrigerador. 
  • Pasado el mes de refrigeración, se dejan reposar una horas a temperatura ambiente.
  • Mientras tanto se prepara el sustrato elegido dentro de un recipiente o maceta para que se produzca la germinación. Lo ideal es conseguir tierra especial para germinado de semillas; pero si no es posible encontrarla, podemos preparar nuestro propio sustrato. Para esto es necesario mezclar tierra fértil, abono orgánico y un poco de estiércol de ganado. 
  • Teniendo preparado el semillero con la tierra adecuada entonces disponemos por la superficie las semillas que han reposado a temperatura normal.
  • Se añade una pequeña capa de sustrato encima de las semillas y se riega lo suficiente para que el suelo esté húmedo y se compacte.
  • Es necesario que durante este proceso se mantenga húmedo el semillero, lo ideal es realizar el riego diario con una jeringa o un atomizador pequeño. 
  • Luego de un mes se podrán notar las diminutas plantas saliendo a la superficie. 

Consejos para la germinación de semillas de fresa

Las semillas no necesitan de una época especial del año para poder germinar, así que el proceso se puede hacer en cualquier momento siempre y cuando se mantenga la planta en una maceta en el interior de la casa. 

En las zonas donde la lluvia sea muy frecuente las plantas morirán rápidamente por la excesiva humedad.

Semillas de Cebolla

Las semillas de cebolla son una de las partes que más pasan desapercibidas por las personas, que no tienen conocimiento acerca de la importancia que poseen; estas son las responsables de dar paso tras su germinación de las plantas que nos proporcionan de este vegetal tan popular en la gastronomía de diversos sitios. 

Antes que nada debemos saber que la planta de cebolla es bianual, es decir que cumple su ciclo biológico a los 24 meses de vida. Posee un fruto que se presenta como una especie de cápsula y que en su interior guarda numerosas semillas de pequeño tamaño. 

¿Cuando se cosechan las semillas de cebolla?

El momento ideal para cortar los tallos que contienen las semillas de cebolla se determina mediante una observación detallada de la planta. En cuanto a los rasgos que ayudan a identificar el momento de la cosecha, el principal es la coloración amarillenta que obtienen los tallos de la inflorescencia; esta característica es la que nos dice que las semillas se han formado por completo y podemos cortar los tallos. 

Semillas de Cebolla

Extracción de las semillas de cebolla 

Para obtener las semillas de cebolla es necesario dejar que la planta termine su ciclo de vida puesto que la emisión del tallo floral que las contiene, se produce cuando el nivel de productividad de la planta ha descendido casi al 100%. 

La extracción de las semillas inicia cortando los tallos florales y colocándoles sobre una superficie lisa y absorbente. Este paso es de suma importancia y tiene la finalidad de que se evapore toda la humedad contenida en los tallos para que se terminen de secar las flores. Se deben dejar en un sitio donde les llegue la luz del sol y reciban gran cantidad de aire.

A medida que pasan los días la apariencia de los tallos florales se nota diferente; ahora se tornan de un color pálido y se ven mucho más secos. 

Cuando aparentemente la humedad desaparezca por completo, entonces desmenuzamos cada flor con la mano. Lo que se busca lograr con esto es que se desprendan todas las semillas que se encuentran en el interior de las mismas. 

Por último se realiza una selección de las semillas fértiles de manera sencilla. Se agrega todo el lote obtenido a un vaso transparente con agua y se eliminan todas aquellas que floten en la superficie; pues las sanas y fértiles por su peso caerán al fondo mientras que las dañadas lo subirán a la parte superior.

Tratamiento de las semillas de cebolla 

Las semillas de cebolla se pueden tratar de diferentes maneras para prevenir la aparición de enfermedades en los cultivos o incluso para mejorar la calidad de la producción. Una de las mejores formas es la aplicación sobre estas de fungicidas e insecticidas que las protegen contra las plagas y hongos que pudieran obtener. También es posible realizar acondicionamientos previos a la siembra para que el rendimiento de las semillas se eleve y por lo tanto sea más significativo su nivel de producción; estos procedimientos consiste en la aplicación de diferentes aditivos químicos que se agregan a las mismas y cuyos resultados finales son aceleración del crecimiento de las plantas, disminución del tiempo de cosecha y obtención de productos de mayor tamaño. 

Requerimientos para el cultivo de semillas de cebolla

Época de siembra

Existen muchas variedades de cebolla por lo cual un requerimiento como lo es la época de siembra es diferente para cada tipo de esta planta. Generalmente las especies se clasifican en plantas de días cortos y plantas de días largos.Las primeras son ideales para cultivarlas en las épocas del año donde la luminosidad sea baja o de unas pocas horas; mientras que las otras se recomiendan para las épocas donde el sol alcanza su máximo esplendor durante el día. 

Este aspecto puede resultar decisivo a la hora de cultivar las semillas de cebolla, pues aunque en el exterior la planta exponga un gran tamaño de sus hojas es posible que el bulbo no se desarrolle adecuadamente.

Suelo

Los suelos apropiados para realizar el cultivo de las plantas de cebolla deben ser ligeros, con una gran capacidad de drenaje y con un ph que oscile entre los 5.5 y 6.8. También debe ser rico en sustancias nutritivas; por lo que se recomienda que en las labores de preparación de la tierra se agregue una mezcla de abono orgánico o algún fertilizante para aportar a las plantas mayor cantidad de nutrientes.

Riego

El suelo donde se realiza el cultivo de cebolla se debe mantener siempre húmedo; pero al mismo tiempo se debe procurar que la cantidad de agua no sea excesiva y se produzca encharcamiento.Sin embargo para lograr que la fase de crecimiento del bulbo se dé de forma satisfactoria entonces es necesario que se limite la frecuencia de las irrigaciones de agua y momentos previos a la cosecha se pare por completo. 

Cosecha del bulbo

El tiempo de cosecha correcto varía en dependencia de diversos factores como las condiciones climáticas y el método de cultivo empleado. Algunas variedades pueden ser cosechadas a los 90 días luego de su siembra; mientras que otras pueden tardar hasta 300 días para poder retirar la cebolla. 

Paso a paso para hacer un semillero de cebolla

  • Se llena un recipiente que tenga agujeros en la parte inferior con 60% de sustrato y 30% de abono orgánico o compost.    
  • Posteriormente se disponen las semillas sobre la superficie de la tierra en líneas.
  • El siguiente paso es agregar por encima de las semillas distribuidas, una capa muy fina del sustrato o tierra elegida; solo basta una cantidad de medio centímetro para que estas no se encuentren expuestas a la periferia.
  • Luego se realiza el primer riego, procurando que la capa superficial agregada al final quede lo suficientemente humedad para que el sustrato se compacte y tenga un contacto más estrecho con las semillas.
  • Por último se debe escoger un buen lugar para que el semillero descanse mientras se produce la germinación de los embriones. Lo ideal es que sea un sitio cálido y con buena disposición de luz solar; si las condiciones son óptimas en 8 días se pueden observar los primeros brotes.

Semillas de Papaya

La papaya, lechoza, frutabomba o melón de árbol es una especie frutal dentro de la categoría tropical cuya procedencia es del continente Americano. El cultivo de las semillas de papaya es una de las más maneras más fácil y económica que se ha empleado desde tiempos históricos para la propagación del árbol.

Composición química de las semillas de papaya

Las semillas de papaya tienen una alta concentración de vitaminas, minerales y elementos esenciales para el óptimo funcionamiento del cuerpo. Al igual que las hojas del papayo en estas se consigue una fuerte presencia de carpaína, alcaloide que juega un papel importante en el mantenimiento de la salud intestinal, también poseen un contenido de sodio muy bajo lo que las hace eficaces para la eliminación de líquidos en el organismo. 

Características físicas de las semillas de papaya

Como la mayoría de las semillas frutales, estas se consiguen al partir por la mitad uno de los frutos del papayo. Están dispuestas en el interior del mismo justo en una cavidad y se pueden encontrar cientos de ellas en una sola fruta. Son de color marrón oscuro, de forma ovoide y con un tamaño que oscila entre los 5 y 6 mm, es decir que son semillas de tamaño pequeño. Cabe destacar que el color varía en dependencia del estado de maduración de las frutas, ya que en ejemplares verdes pueden encontrarse con un aspecto más blanquecino. 

Las semillas de papaya en el momento de su extracción es posible notar una especie de capa que las recubre, de consistencia jugosa y de color naranja claro. 

Variedades de semillas de papaya

Maradol Roja

Esta se trata de una variedad que se caracteriza principalmente por no poseer ejemplares del género masculino. Las semillas de papaya maradol se obtuvieron gracias a la intervención científica que dio como resultado esta variedad que genera gran producción de frutas. La maradol es quizás una de las especies más cultivadas en los países con climas tropicales, sus frutos son muy carnosos y poseen un excelente sabor.

Hawaiian

La especie de papaya Hawaiian se identifica por el color amarillo cremoso que presentan tanto la piel como la pulpa de los frutos; estos mismos tienen un sabor que asemeja a una mezcla de mango, banana y durazno. Esta se posiciona como la variedad más cultivada y comercializada en el mundo. 

Tainung 

Se trata de una de las variantes con más alto rendimiento para cultivar y es además muy popular y abundante en los territorios Americanos. Esta planta da durante el periodo de cosecha frutas hembras de aspecto redondeado y frutos hermafroditas que poseen el extremo de flor puntiagudo. 

Red Lady

Esta planta da frutos después de 9 meses de su siembra, lo cuales llegan a alcanzar un peso de 1,500 a 2,000 gramos. Es resistente a algunas enfermedades comunes en los cultivos de papayo.

Extracción de las semillas de papaya

Obtener las semillas de papaya es un proceso que inicia seleccionando un fruto que se encuentre en buenas condiciones de salud y de maduración. La razón de este requerimiento es que es la mejor manera de asegurar que el embrión dispuesto dentro de ellas este desarrollado de la mejor manera y libre de los estragos ocasionados por enfermedades o plagas. 

Semillas de Papaya

Una tengamos la elección correcta a la mano se realiza un corte longitudinal justo en la mitad de la fruta. Aquí se puede notar una cavidad que es el lugar donde se ubican las semillas, procedemos a retirarlas con una cuchara o con la mano y las ponemos en un recipiente para lavarlas. 

Para saber si las semillas se encuentran en un estado óptimo entonces es necesario se preste mucha atención al color que poseen, pues este debe ser marrón oscuro intenso o negro grisáceo. 

Luego de diagnosticar que se tratan de semillas sanas y maduras, se realiza un lavado de las mismas. En el caso de que se proponga realizar las labores de cultivo inmediatamente después de la extracción, es conveniente entonces que se retire muy bien la sustancia gelatinosa que las recubre. Pero si por el contrario la obtención de las semillas es con fines de almacenamiento entonces es imprescindible dejar la sustancia para nutra e hidrate al embrión. 

Cultivo de semillas de papaya

Época de siembra

Debido a que las primeras flores empiezan a surgir al mes y medio o dos meses después de realizar el trasplante de las pequeñas plantas al terreno de cultivo, la mejor fecha para realizar la siembra es en el periodo comprendido entre marzo y abril.

Clima

La papaya es una fruta tropical, lo que quiere decir que necesita de condiciones climáticas húmedas y cálidas para poder desarrollarse armoniosamente. Requiere que en la zona se efectúan descargas fluviales constantemente y que la temperatura general oscile entre los 20° o 22°C. Puede llegar a resistir temperaturas inferiores por unas cuantas horas pero si no recibe el calor pertinente durante largo tiempo es posible que los frutos no se maduren. 

Suelo

En tierras con excesivo margen de humedad no se desarrolla óptimamente las plantas de papaya por lo que no se recomienda que el cultivo se haga en tierras muy blandas o con un mal drenaje. No posee una preferencia especial por el tipo de suelo, solo debe ser fértil, profundo, permeable y rico en humus. 

Riego

Durante los procesos de germinación es necesario que la semilla de papaya tenga un porcentaje de agua equivalente al 85%, por lo que se debe mantener la humedad adecuada para que se desarrolle por completo. Cuando las pequeñas plantas ya se encuentran en el terreno dispuesto para el cultivo se deben realizar riegos semanales para garantizarles el agua que necesitan. En el caso de el sitio no cuenta con precipitaciones constantes entonces se debe hacer un riego diario.

Cosecha

Los frutos normalmente se presentan al año u 8 meses luego de realizarse la siembra. Se recomienda que cuando aparezcan las bayas se eliminen aquellas que puedan estar defectuosas o enfermas junto con sus flores.  

Para realizar la recolección de los frutos se debe esperar que los mismos tengan la corteza amarilla o roja y tengan una consistencia blanda.

Semillas de Aguacate

El aguacate, palto o aguacatero es un árbol de gran tamaño cuyo fruto es una especie de baya comestible con características que varían de acuerdo al tipo de árbol. Este no es un árbol autopolinizante por lo que se debe cultivar mediante las semillas de aguacate que se encuentran dentro de su fruto. 

Proveniente de regiones Mesoamericanas como lo son México, Guatemala y el Salvador; es una planta que necesita de un clima tropical para poder desarrollarse. 

Estructura de las semillas de aguacate

La estructura de estas es similar en casi todas las especies de árbol; se trata de una única semilla presente en el interior de cada fruto y que representa más del 20% del peso total de la baya. Su color es marrón en una tonalidad que varía de acuerdo al grado de maduración y en su parénquima o corteza posee células con gran cantidad de almidón en su interior; mientras que en las células que hacen parte del centro se evidencia un gran contenido de grasas. Cabe destacar que a nivel microscópico las células con almidón presentan un color violeta característico y se disponen en gránulos con una forma ovalada. 

Semillas de Aguacate

El peso general de este parte del fruto tiende a oscilar entre los 150 a 200 gramos. 

Composición química de las semillas de aguacate

Los contenidos químicos que hacen parte de las semillas de aguacate tienden a variar en dependencia del estado de maduración, el origen y el tipo de árbol. Algunos estudios realizados en especies como el Hass se ha determinado que posee 56% de humedad, 1.95% de lípidos, 1.87% de proteínas, 5.10% de fibras y un 33% de carbohidratos.

Un dato importante es que las semillas de aguacate son poseedoras del 70% de antioxidantes que se encuentran en la baya del árbol. 

En cuanto a la presencia de aminoácidos, es propio decir que la semilla presenta cantidades bastante aceptables de estas macromoléculas. Gracias a diferentes investigaciones se sabe que dentro de su composición química es posible encontrar los siguientes aminoácidos: valina, isoleucina, treonina, triptofano, leucina, lisina, serina, prolina, glicina y otros. 

Cultivo de Semillas de Aguacate 

Preparación del suelo

Buscar la tierra apropiada es uno de los pasos más importantes al momento de cultivar las semillas de aguacate. Normalmente estas necesitan de un ph que se encuentre entre los valores 6 a 6.5 para poder realizar su proceso de germinado correctamente y absorber los nutrientes esenciales que tiene el suelo. 

La tierra que se disponga para el cultivo debe ser permeable pero no propensa a inundaciones, también debe estar libre de cloruros. Un tipo de suelo apropiado para la siembra es aquel que se encuentra dentro de la categorización franco-arenoso. 

Clima 

Las condiciones climáticas son otro de los aspectos que determinan una correcta germinación y crecimiento de la planta. Al provenir de un clima tropical característicos de las regiones de Mesoamérica, su germinación no será posible en zonas donde las temperaturas sean intensamente bajas; lo ideal es que al momento de sembrar la semilla el clima oscila entre los 20° a 30°C con una humedad moderada. 

Cuando el árbol alcance su etapa adulta las condiciones climáticas no lo afectarán mucho, pudiendo soportar climas helados sin sufrir daños considerables. 

Riego

El sistema de riego determinará que la planta crezca de manera saludable, por lo que sí no es eficiente su desarrollo no será apropiado. Tres veces a la semana serán suficientes para dotar al suelo del agua que la planta necesita para nutrirse; al momento de realizar cada riego se debe asegurar de que la tierra se empape lo suficiente para que el líquido llegue hasta las raíces de las plántulas, pero se debe tener cuidado de que no se inunde de manera excesiva porque puede cubrirse el tallo. 

Plagas y enfermedades

Las plantas de aguacate son una de las más atractivas para los microorganismos causantes de plagas y enfermedades; uno de estos es el Phytophthora cinnamomi, hongo responsable de la enfermedad denominada P. Americana. Esta no es más que la podredumbre que se presenta en el área de la raíz. 

Las chinches son otros de los problemas que enfrentan los aguacateros durante su crecimiento, caracterizándose por provocar pigmentación amarillenta en las hojas y su posterior marchitamiento. 

Germinación de las semillas 

Antes de proceder a sembrar las semillas de aguacate es necesario realizar un tratamiento previo para asegurarnos de que la germinación se da de manera correcta. Primero que nada se debe lavar bien dicha semilla para remover toda la pulpa que puede quedar en esta, se debe tener cuidado de no quitar la cáscara color café que la recubre. Posteriormente se deben introducir tres palillos en esta, ubicando la punta hacia arriba. Los palillos deben quedar incrustados manera tal que la sostengan para mantenerse suspendida en un recipiente con agua. Luego se coloca en un recipiente lleno de agua donde la mitad de esta sobresalga al exterior. Este será el contenedor de la semilla hasta que el brote alcanze una 7 pulgadas de altura y posea hojas en el tallo, ya que a partir de ese momento se debe trasladar hasta una maceta, donde se desarrollará hasta tenga la madurez adecuada para pasar el suelo permanente. 

Desarrollo de la Planta

La germinación de la planta no comenzara inmediatamente, pues esta necesita de un tiempo aproximado de 2 a 4 semanas para dar sus primeros indicios de crecimiento. Es importante que apenas el brote comienza a emerger de la semilla se cambie el agua del recipiente al menos cada 3 días, para de esta manera evitar la aparición de bacterias. 

Lo primero que comienza a brotar son las raíces al mismo tiempo que la cáscara que rodea a la semilla se cae. Por último se podrá notar que en la parte superior empieza a brotar el tallo de la planta.

Uno de los trucos empleados para que la planta engrose su tallo y se vuelva más fuerte es recortarla unas 3 pulgadas cuando llegue a los 15 centímetros de altura. 

Semillas de Mostaza

La mostaza es una planta pequeña cuyo nombre científico es Sinapis alba, esta no sobrepasa los 75 centímetros de altura y se cree que es originaria de las regiones mediterráneas. Para su cultivo se utilizan las semillas de mostaza, las cuales se encuentran dentro de unas vainas producidas por las flores de la planta. 

¿Como son las semillas de Mostaza?

Estas vienen siendo utilizadas desde épocas remotas, así que no se tratan de un producto nuevo o desconocido para la humanidad. 

Antes de hablar sobre el aspecto que presentan las semillas de mostaza es necesario saber que debido a los diferentes tipos existentes de esta especie, las características externas de los granos varían en dependencia de este factor. 

A medida general los rasgos comunes en todos los tipos son su pequeño tamaño, la consistencia dura y su forma redonda.

Semillas de Mostaza

Tipos de Semillas de Mostaza

Los géneros de esta planta suelen clasificarse según el color y sabor que presentan las semillas que producen. Entre las especies más conocidas 

Blanca

También conocida como mostaza amarilla. Su característica principal es el color suave que presentan los granos, además tiene un sabor picante muy intenso.

Castaña

Se denomina mostaza castaña, de la india, de hoja o mostaza china a la especie de esta planta que se caracteriza por poseer un color marrón suave y un intenso aroma. Esta es la especie más utilizada en el mundo gastronómico, y a partir del procesamiento de estos granos es que se obtiene la popular salsa de mostaza o mostaza Dijon. 

Negra

Este es una variación de la planta que no es muy cultivada a nivel mundial, su uso es más que todo orientado a la fabricación de especias potentes para sazonar platillos. 

Origen de las semillas de mostaza

La palabra mostaza deriva del latín mustum y comenzó a emplearse como término para referirse tanto a las semillas, a la planta que las produce y al producto elaborado con estas para usos culinarios, en 1220 en Francia. 

Se han realizado muchos trabajos investigativos con el fin de precisar la época desde la que data el cultivo y uso de la mostaza, sin embargo estos esfuerzos no han rendido ningún resultado positivo; pues no ha sido posible establecer estos datos. A pesar de esto es muy bien sabido que durante las civilizaciones griegas antiguas ya se empleaban dichas semillas para múltiples fines. 

Durante la época Romana las semillas de mostaza no solo eran usadas en el mundo culinario, pues las personas las consideraban en aquel entonces como una eficaz alternativa para tratar problemas neurológicos como dolores de cabeza y alteraciones digestivas. 

En la edad media es que estos granos toman mucha importancia para la preparación de platos, pues es aquí cuando surgen las especias preparadas a partir de mostaza.

Una de las documentaciones más antiguas que nombra en sus narraciones a las semillas de esta planta se trata de la biblia, por lo que se entiende que desde entonces ya se viene usando para varios fines. 

Composición química y nutricional de las semillas

Al igual que cualquier alimento las semillas de mostaza nos ofrecen cierta cantidad de elementos nutricionales que se encuentran presentes en mayor o menor medida dentro de su composición química. 

Cada 100 gramos de semillas contiene una cantidad de 508 calorías , 28 gramos de carbohidratos, 26 gramos de proteínas, 12 gramos de fibra y 36 gramos de grasas. También se destaca la presencia de algunos minerales como sodio 13 mg, hierro 9 mg, calcio 266 mg, fósforo 828 mg y potasio 738 mg. 

En cuanto a la presencia de vitaminas, las de mayor relevancia son la B12, B3, B2, B1 y vitamina C. 

Cultivo de las semillas de mostaza

Suelo adecuado

La tierra que servirá como aposento de estas plantas debe tener las características perfectas que permitan el desarrollo adecuado de las mismas. Por esto debe ser húmedo, tener un buen drenaje y sobre todo tener un ph superior a 6.

Los suelos recomendados son los calcáreos, cuya consistencia sea media o franco arenosa. 

Clima 

El cultivo de estas semillas se adapta a casi cualquier temperatura, pudiendo incluso prosperar cuando se realiza a pleno sol o en medio de la sombra. Sin embargo el clima que proporciona las condiciones primordiales para el crecimiento de las plantas es el de tipo mediterráneo no demasiado seco. 

A pesar de esto, al momento de sembrar se debe considerar que la mejor época para favorecer la germinación de las semillas es el periodo comprendido entre marzo y abril, es decir en primavera. 

Consejos para cultivar semillas de mostaza

Germinación de semillas

La germinación de las semillas de mostaza generalmente se da en tierras frías, lo que quiere decir que se debe mantener el suelo húmedo para que comience el brote de las plantas. Si la temperatura de la tierra está la mayor parte del tiempo por alrededor de los 7°C entonces le tomará unos días a la planta en emerger.  Cabe destacar que si se intenta el cultivo en suelos donde los suelos tengan una temperatura inferior a los 7°C, el proceso de germinado se realizará de manera más lenta. Es recomendable que la germinación se haga en macetas antes de transplantarlas a el lugar permanente.

Riego

El riego de la planta debe hacerse de manera moderada, procurando que no se inunde el área porque esto es causante de entorpecimiento del desarrollo. Si las lluvias son escasas entonces se debe regar por lo menos dos veces a la semana.

Cosecha

La época fructífera de la planta normalmente inicia un mes después de que se produce la floración. Cuando las vainas cambian su color verde inicial a uno marrón entonces se encuentran maduras las semillas. Cuando ocurra este cambio se debe proceder a la cosecha de los frutos, o de lo contrario las vainas se romperán esparciéndose por áreas no deseadas. 

Enfermedades y plagas

La planta no suele presentar problemas en su desarrollo, sin embargo puede experimentar infecciones con gusanos de col, moscas blancas y escarabajos. También es común la aparición de roya blanca.