Semillas de lino

Las semillas de lino como alimento, aportan al organismo una gran cantidad de ácidos grasos Omega3, fibra y antioxidantes. Estos componentes son esenciales para combatir diversas enfermedades como el cáncer, la diabetes y enfermedades cardíacas. Por ello es importante agregar estas semillas a nuestra dieta.

Sus muchos beneficios a la salud hacen de estas pequeñas semillas un superalimento con una gran ventaja: pueden agregarse a la dieta de forma natural y muy fácil.

Semillas de Lino: Propiedades

Esta particular semilla recorre todo el cuerpo humano: alivia el estreñimiento y la ansiedad, estimula la pérdida de peso y limpia el corazón del colesterol malo.

Diurético natural

Entre las cualidades de las semillas de lino, podemos mencionar su efecto diurético, sumamente eficaz contra el estreñimiento. Razón suficiente para añadirlas a tu desayuno. En pocos días notarás su efecto. Gracias a su alto contenido de fibra podrás disfrutar de una vida más saludable.

Al mismo tiempo, también mejora la salud de las personas diabéticas. Sus propiedades fomentan el control de la glicemia en el cuerpo. A esto se le suma su trabajo para disminuir el colesterol y la sensación de saciedad con un bajo aporte de calorías. Así, el consumo de semillas de lino minimiza el riesgo de obesidad en personas diabéticas.

Dado su alto contenido de fibra y su valor calórico óptimo, estas semillas son un gran aliado en la pérdida de peso. Al ser un alimento de fácil absorción por el organismo, no necesitarás comer mucho para sentirte saciado, disminuyendo el apetito y ayudando a tu cuerpo a quemar esos kilos demás.

Fuente de energía natural

Las semillas de lino poseen un alto contenido de vitaminas B, C y E. En cuanto a las vitaminas B, estás dan vitalidad y energía a tu organismo, permitiéndote trabajar sin problemas durante casi todo el día. Además, estas vitaminas ayudan al correcto desempeño de tu cerebro y del sistema nervioso. De este modo compensas las energías perdidas en momentos de estrés, tensión y ansiedad.

Dosis de Omega3

Entre los alimentos vegetales con mayor cantidad de ácidos grasos Omega3 se encuentran las semillas de lino. Recientemente se comprobó la eficacia antiinflamatoria de las semillas, además de su importante aporte a la disminución del colesterol malo.

Semillas de lino para perder peso

semillas-lino

Si lo que buscas es deshacerte de esos kilitos de sobra, entonces tienes que agregar estas semillas a tu dieta. Su aporte de fibra produce en ti la sensación de saciedad. Así también el Omega3 en las semillas estimula pérdida de grasa. Cada cucharada de lino aporta 37 calorías a tu dieta, cuidando al mismo tiempo tu salud y tu presupuesto.

Uno de los nutrientes esenciales para perder peso es la fibra dietética. Las semillas de lino aportan 2 gramos de fibra por cada cucharada. Al consumir fibra dietética, tu estómago siente un mayor volumen al comer, saciándote más rápido y por más tiempo. Como resultado, comerás menos alimentos.

La fibra soluble ralentiza la digestión, impidiendo que haya un incremento en los niveles de azúcar en la sangre. Evitando así tener hambre al poco tiempo de haber comido.

Beneficios de las semillas de lino

Principalmente, las semillas de lino tienen una gran influencia beneficiosa sobre la salud cardíaca. La Universidad de Cambridge demostró en sus investigaciones que las semillas de lino tienen un efecto directo sobre la disminución del nivel de colesterol.

La mayor proporción de Omega3 se aloja en el cerebro y el sistema nervioso. Por ello es fundamental consumir alimentos ricos en Omega3 para mantener tu equilibrio mental y alejarte por completo de la depresión.

Consumir semillas de lino brinda diversos beneficios a tu organismo. Entre ellos está la mejora de la presión arterial y el funcionamiento del sistema cardiovascular. Al mismo tiempo, notarás como disminuye el dolor en las articulaciones. En el caso de las mujeres, consumir este alimento alivia el dolor ocasionado por la menstruación.

De igual manera, el Omega3 en las semillas de lino influye positivamente en el cuidado de la piel. Su consumo ayuda en la prevención de enfermedades como la psoriasis o el eccema.

Semillas de lino: Contraindicaciones

Un consumo regulado de semillas de lino difícilmente causará efectos secundarios en el organismo. No obstante, consumir este alimento de forma excesiva puede ser poco favorable para el organismo.

Al ser un alimento con alto contenido de fibra, su consumo sin moderación puede producir hinchazón abdominal y gases. Por ello es fundamental no consumir más de 30 gramos diarios, el equivalente a tres cucharadas. Sobrepasar esta cantidad puede llegar a provocar diarrea.

Bajo ninguna circunstancia debe ser consumido con personas con problemas de coagulación sanguínea. Si bien las semillas de lino influyen positivamente en el sistema cardiovascular, este puede ser contraproducente para quienes padecen problemas de coagulación.

Nunca deben consumirse las semillas de lino inmaduras. Estas pueden provocar envenenamiento debido a que en ese estado poseen pequeñas cantidades de cianuro.

Si se encuentra bajo tratamiento médico, es de suma importancia que consulte con su doctor antes de comenzar a consumir semillas de lino.

Semillas de calabaza

Consumir semillas de calabaza aporta tantos nutrientes a nuestro cuerpo que están calificadas como las mejores semillas que puedes comer para mejorar tu salud ¿lo sabías? Si, hablamos de esas semillas que sueles desechar junto con la demás basura.

Las calabazas tienen su origen en Norteamérica. Tiempo atrás, era uno de los alimentos más valorados por los norteamericanos. Debido a su alto índice nutritivo muchos consumían calabazas para fines medicinales.

Sus innumerables valores alimenticios se deben a lo muchos nutrientes que posee dicho vegetal. De todos ellos, se conoce por contener valores en Hierro, Magnesio, Potasio, Zinc, Potasio y Fósforo.

Normalmente, todas las semillas de calabaza son dulces con una suave textura (algo parecida al de las nueces). Gracias a ello es totalmente fácil de masticar.

En otras regiones es más conocido como “pepitas”, con un color verde oscuro. En algunos casos, las semillas se encuentran cubiertas por una ligera capa blanca amarillenta.

Cómo preparar las semillas de Calabaza

Hay muchas maneras de preparar semillas de calabaza (incluso puedes conseguir aceite hecho con semillas de calabazas). El método más común es hervir las semillas en agua con sal, luego tostamos las semillas en el horno. Las puedes comer después de tostarlas y descubrirás que su sabor es delicioso. Asimismo, ya tostadas las semillas puedes usarlas para otro tipo de preparación.

Por ejemplo, luego de tostar las semillas, puedes agregarlas en ensaladas, incluso en sopas. A su vez, puedes endulzar las semillas y usarlas en barras de cereal creadas por ti. Puedes también, moler o licuar las semillas y combinarlas en una ensalada de frutos secos.

Y no termina ahí, puedes también hacer galletas, incluso pan añadiendo las semillas ya pulverizadas a la mezcla.

¿Qué beneficios obtengo al consumir las semillas?

semillas-calabaza-2

Como lo hemos mencionado antes, las semillas de calabaza poseen numerosos valores nutritivos: ácido fólico, vitaminas A, B3 y K. Además de ello, aportan valores de ácido linoleico, ácidos grasos omega-3 y omega-6.

Mantienen sano tu Corazón

Esto es común entre los frutos secos. Casi todos ellos son ricos en antioxidantes y ácidos grasos, los cuales disminuyen el riesgo de males cardíacos.

 Te ayudan a dormir mejor

Las semillas de calabazas son ricas en triptófano, un aminoácido que estimula el desarrollo de la hormona encargada de tu bienestar: la serotonina. Ésta, al mismo tiempo evoluciona a melatonina, ayudándote a disfrutar de un mejor sueño.

Regulan tu movimiento Intestinal

Las semillas poseen un gran valor nutritivo en fibra. Hacer de un hábito consumir dichas semillas no solo mejorará tu tráfico intestinal, sino que también te ayudará a evitar la hinchazón causada por gases.

Funcionan como un excelente Antiinflamatorio

Las semillas de calabazas son la mejor opción para reducir inflamaciones en el organismo. Así también son muy útiles para el tratamiento de la artritis.

Son un Regulador Natural para pacientes Diabéticos

Además de todos los beneficios ya mencionados, el consumo regular de las semillas de calabaza estimula el páncreas. De este modo este fruto seco ayuda a regular la cantidad de azúcar en la sangre.

Propiedades de las semillas de Calabaza

Más allá de los valores nutricionales de la calabaza, las semillas también aportan muchos beneficios a tu salud. Entre los muchos que posee están:

  • Gracias a su alto contenido en Zinc, es uno de los métodos naturales más recomendados para tratar pacientes con osteoporosis. El Zinc retrasa la disminución de la densidad mineral ósea.
  • Ayudan a reducir la inflamación de los pacientes que padecen de artritis.
  • Reducen el riesgo de sufrir de cálculos renales.
  • Además, mejoran considerablemente la salud de tu próstata, mejorando tu actividad renal en caso de que tengas dificultad para orinar.
  • Contiene fitosteroles, que provocan la reducción del nivel de colesterol malo.
  • Funcionan como un buen anticancerígeno.
  • Posee cucurbutina, este es un aminoácido especial para ayudar la vejiga. La cucurbutina está indicada para tratar pacientes con nefritis y otras enfermedades ligadas al sistema urinario.
  • Sirve como poderoso antidepresivo. Posee L-triptófano, uno de los compuestos usados en los medicamentos antidepresivos.
  • Es ideal para desparasitar el intestino.
  • Se utilizan en tratamientos para pacientes con síndrome de intestino irritable.
  • Incrementan la producción de serotonina (hormonas del sueño), ayudando así, a controlar problemas para dormir, incluso la ansiedad.

Con respecto al aceite verdoso fabricado por semillas de calabaza, éste también se usa para tratamientos medicinales, entre ellos:

  • Es provechoso para despejar las membranas mucosas y los pulmones.
  • Funcionan como calmante, emoliente y hasta como laxante.

¿Por qué debería consumir semillas de Calabaza?

Tomando en cuenta todo lo antes mencionado, las semillas de calabaza realmente te ayudarán a desarrollar un cuerpo sano. Igualmente, crearás resistencia contra diversas enfermedades.

Quizás su preparación te resulte algo fastidiosa: separar las semillas de la calabaza, hervirlas, tostarlas y molerlas, pero todo es para ayudar a tu organismo y mejorar tu salud. Además, al igual que el aceite verdoso de semillas de calabaza, también puedes comprar las semillas en tiendas naturistas y de alimentos dietéticos y veganos.

Ya sea que las compres o las prepares tú mismo, lo importante es crear el hábito de consumirlas, vale la pena, todo por el bien y salud de nuestro organismo. Llegados a este punto, no vale la pena desecharlas a la basura sabiendo cuantos beneficios perderíamos al hacerlo.

Semillas de chía

Su agradable sabor a nuez y su gran cantidad de vitaminas y minerales hacen de las semillas de chía un gran alimento para adelgazar y controlar el apetito. Introducirla en la dieta te resultará muy sencillo y además podrás beneficiarte de las propiedades que estas semillas aportan a tu salud.

Semillas de chía: ¿Qué son?

Conocida también como Salvia Hispánica, la Chía es una planta originaria de América Central. Sus semillas contienen altas cantidades de fibra, carbohidratos, vitaminas y minerales. Estas eran comúnmente usadas por Mayas y Aztecas, sin embargo, luego de la colonización europea fueron olvidadas, al igual que otros alimentos como el Amaranto o la Quinoa.

Afortunadamente, en años recientes muchas personas han trabajado en devolverle el valor respectivo a las semillas de chía y otros alimentos.

Utilidad de las semillas de Chía

Las semillas de chía han ganado relevancia recientemente gracias a su alto aporte de Omega3 al organismo. Este puede aprovecharse moliendo o masticando las semillas. La combinación del Omega3 y la fibra contenida en las semillas, hacen de la chía un alimento ideal para combatir el estreñimiento y disminuir el colesterol en el organismo.

Propiedades de las Semillas de Chía

De acuerdo con la cultura Maya, la palabra Chía significa ‘fuerza’. Es importante destacar que esta civilización antigua tenía pleno conocimiento de las facultades de estas semillas.

Lo mejor de estas semillas es que pueden agregarse sin problema alguno a cualquier comida. Puedes usarlas en salsas, ensaladas, arroces, pastas sin alterar su sabor. También puedes usarlas en postres como tortas, donas, cupcakes. En resumen, en cualquier alimento que desees comer.

Estas pequeñas pero poderosas fuentes de vitaminas, minerales y ácidos grasos te ayudarán a disminuir la grasa en el cuerpo, regulando tu peso corporal. Y son muy fáciles de usar.

Un dato interesante es que las semillas de chía no contienen gluten. Son también una gran fuente de Omega3, fibra y antioxidantes en grandes cantidades, superando a otras semillas. Por ejemplo:

  • Tiene 3 veces más antioxidantes que los arándanos.
  • Ofrece 5 veces más calcio que la leche.
  • Posee el dos veces más fibra que la avena.
  • Brinda el triple de hierro que las espinacas.
  • Su cantidad de potasio es superior a la del plátano.
  • En cuanto a proteínas se refiere, ofrece dos veces más que cualquier verdura.

Beneficios de las semillas de chía

semillas-chia

Agradable sabor

Si eres un poco sensible a los sabores, no tendrás problema con la chía. Su gusto es similar a la nuez, con un toque más sutil. Lo mejor de todo es que aun cuando su sabor es similar a la nuez, al mezclarlo con otros alimentos, notarás que el sabor no cambia. Sea dulce o salado, la chía estará ahí pero no te darás cuenta.

Previene el envejecimiento

Gracias a las cuantiosas cantidades de antioxidantes que contiene la chía, este super alimento es fundamental para contrarrestar los efectos de la contaminación ambiental, el estrés y demás elementos que aceleran nuestro envejecimiento. Estudios han demostrado que acaba con el 70% de los radicales libres en el organismo.

Excelente depurador

Al consumir semillas de chía con frecuencia, eliminas líquidos y toxinas alojadas en tu cuerpo. Al mismo tiempo, se regula tu flora intestinal y evita la oxidación celular. Sin duda alguna, las semillas de chía son una fuente de salud.

Evita comer demás

Al contar con altas cantidades de fibra, su consumo ayudará a saciarte sin comer demás. Lo ideal es moler la chía e hidratarla antes de usarla. Su consumo en el desayuno también es recomendable. Puedes sacarle el mayor provecho mezclando la chía con kéfir.

Fuente de energía

Su extenso contenido de vitaminas y minerales hacen que su consumo dé a tu cuerpo una gran dosis de energía y vitalidad para realizar con éxito todas las actividades diarias.

Proveedor de Omega3

Ya lo hemos mencionado antes, pero no está demás recalcarlo. Las semillas de chía contienen Omega3 en grandes cantidades, incluso, mucho más que diversos pescados. Sin embargo, es debes saber que, para sacar el máximo provecho es necesario moler o masticar las semillas.

Hidrata tu cuerpo

Asombrosamente, las semillas de chía pueden retener hasta 12 veces su peso en agua. Esto las convierte en un reservorio de agua muy importante para tu cuerpo. Una vez que las ingieres, ayudarán a tu cuerpo a mantenerse hidratado.

Estimula el aumento de masa muscular

Debido a su alto contenido de fibras y proteínas, las semillas de chía actúan positivamente sobre la regeneración del tejido muscular. Al mismo tiempo, su gran aporte energético ayuda en la mejora del desempeño del sistema locomotor. Razón por la cual es ampliamente recomendada a los deportistas.

Contraindicaciones de las semillas de chía

Las semillas de chía se usan ampliamente para perder peso, controlar la diabetes, el colesterol y el estreñimiento. Su consumo es apto para casi todas las personas, siempre y cuando no se supere un consumo diario de 30 gramos (equivalente a 3 cucharadas). Un excesivo consumo de semillas de chía puede provocar hinchazón abdominal, gases y diarrea.

De igual manera, puede influir sobre el efecto de ciertos medicamentos. Si estás bajo tratamiento médico, consulta con tu doctor antes de consumir semillas de chía.

En el caso de los diabéticos, aunque esta suele ser beneficiosa, puede también alterar el efecto de la insulina y otros medicamentos. Por ello es necesario medir regularmente la glicemia.