Semillas de Quinoa

Las semillas de quinoa son una especie de cereal que se ha clasificado como uno de los granos integrales con más valor nutricional. Provienen de una planta herbácea que crece hasta los tres metros de altura, con flores pequeñas que no poseen pétalos y tallos ramificados de acuerdo a la variedad cultivada. 

Estas semillas tienen un sabor parecido levemente a la nuez, asimismo un aspecto y consistencia similar al arroz marrón. Son muy versátiles, se pueden emplear para el consumo de maneras muy variadas que van desde los platos dulces a los platos salados. 

A pesar de esto es importante saber que en la parte exterior poseen un elemento denominado saponinas amargas, que pueden afectar el ritmo cardíaco al interferir con las contracciones normales del corazón. Para eliminar ese producto dañino se pasan por un proceso mecánico de separación que remueve el pericarpio o simplemente se dejan en remojo antes de su consumo. Dichas saponinas suelen emplearse a nivel industrial en la producción de esteroides sintéticos, cerveza, extintores de incendios, detergentes, jabones y productos cosméticos. 

Semillas de Quinoa

Origen de la quinoa

El cultivo de quinoa es una práctica que se ha propagado por más de 70 países en el mundo; sin embargo esta planta proviene de las superficies andinas que se extienden a través de Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Chile y argentina. 

Algunas teorías sostienen que la domesticación de esta hierba se realizó a lo largo de 3000 o 5000 largos años en el pasado. Existen indicios que demuestran que en las épocas precolombinas las semillas de quinoa eran un alimento tan importante como el maíz y la papa para las civilizaciones indígenas que habitaban en los altos andinos de América. 

Cuando se produjo la llegada de los colonizadores Españoles hasta los territorios hasta entonces dominados por los aborígenes, también se introdujeron muchas especies vegetales nuevas como el trigo que poco a poco fueron desplazando la quinoa como una de las principales fuente de alimento. El cultivo de estas semillas empezó a ser una obra ejecutada por los indígenas más pobres para poder subsistir. 

Desde 1970 gracias a los estudios realizados por un grupo de científicos, se dieron a conocer los diferentes componentes nutritivos de la quino a la que se le denominó como un “super alimento” y la popularidad de esta alcanzó los niveles más altos.

 

Propiedades de las semillas de quinoa

La quinoa es uno de los cereales relativamente nuevos para el ser humano. En realidad no es propiamente un cereal sino una semilla, cuyas características nutricionales son de alto valor si se incluye su consumo en la dieta alimenticia. 

En comparación con otros cereales, 100 gramos de semillas de quinoa contienen una cantidad de 6 gramos de grasas insaturadas como omega 3 y 6; y 16 gramos de proteínas. Las calorías que provee se deben más que todo a los hidratos de carbono y así mismo se destaca 15 gramos de fibras en su mayoría del tipo soluble.

En cuanto a los macro nutrientes, presentan minerales como calcio, magnesio, fósforo, zinc, potasio, hierro y fósforo; además de vitaminas del complejo B y vitamina E que actúa como antioxidante.

Beneficios de las semillas de quinoa para la salud

  • Es una gran alternativa para suplantar los cereales en la dieta de las personas celiacas por su carencia de gluten. 
  • Su alto contenido proteico y de fibra ayuda a mantener el índice de glucemia adecuado para las personas que padecen de diabetes. 
  • Tiene mucha semejanza en cuanto a valor nutricional a la avena; por lo cual es un alimento ideal para los deportistas. 
  • Quienes desean emprender una dieta para bajar de peso de forma saludable deberían incluir en su alimentación dichas semillas, pues disminuye el apetito sin aportar calorías dañinas.
  • La cantidad de lípidos insaturados que tiene ayuda a mantener una cantidad de lípidos en la sangre regulada. 
  • Está dotada de una gran cantidad de fibra soluble por lo que se convierte en un gran aliado para combatir las afecciones intestinales como el estreñimiento.
  • En casos de anemia será una solución para elevar los niveles de hemoglobina, pues tiene una buena cantidad de hierro en su composición. 

Usos de las semillas de quinoa

Culinario

Desde el pasado el uso más frecuente que se le daba a las semillas de quinoa era la elaboración de diferentes platos en el mundo gastronómico. Generalmente estos granos se tuestan y se muelen para obtener una harina que por su alto contenido de aminoácidos es de fácil digestión. Esa harina obtenida puede ser preparada en panes, tortas y galletas, incluso en países como Bolivia, Perú y Ecuador suele tomar más importancia que la harina de trigo. 

También se suelen consumir en forma de cereales o se fermentan para producir cerveza y una bebida tradicional de los andes conocida como chicha.

Ceremonias

Al tratarse de un grano de relevancia para las comunidades indígenas, hace parte de diferentes rituales o ceremonias andinas. 

Medicinal

La quinoa se emplea como agente medicinal en el tratamiento de hemorragias y abscesos; así como también se usa en la elaboración de productos cosméticos. 

Germinación de semillas de quinoa

Paso 1 

Lavar los granos muy bien en un tazón para retirar las saponinas que están presentes en la cubierta externa. Luego se retira el agua con ayuda de un colador de malla fina para no perder ninguno de los pequeños granos. 

Paso 2

Colocar la quinoa en un envase o germinador y agregar ⅔ de agua fría (que no sobrepase los 21°C). El agua debe ser suficiente para que las semillas estén sumergidas por completo en un periodo de 30 minutos aproximadamente. Pasado el tiempo de remojo recomendado, se retira toda el agua que se encuentra en el recipiente y se repiten los pasos anteriores un par de veces más.

Paso 3 

Ya lavada y retiradas las saponinas, entonces se pasan las semillas a una bandeja o plato y se mantiene en un sitio oscuro, tapadas con un paño para protegerlas del polvo o los insectos. Allí se debe mantener por al menos dos días pero se tiene que procurar seguir haciendo los pasos de lavado y enjuague nuevamente alternados en un periodo de 8 horas. 

Paso 4 

Dos días después se podrán ver los pequeños brotes germinados en las semillas y se deben dejar secar por lo menos 12 horas para evitar que se pudran.