Semillas de Sandía

Semillas de Sandía

Sandia, patilla, melón de agua o sindria son los nombres por los cuales se conocen en diferentes lugares al fruto de gran tamaño que proporciona la planta Citrullus lanatus. Originaria de áfrica, es una planta trepadora o rastrera que se ha propagado por casi todas partes del mundo; con flores amarillas y una fruta que alcanza más de 10  kilogramos de peso en algunas variedades, de sabor dulce y textura suave. Esta última contiene distribuidas por toda su pulpa una gran cantidad de semillas que contrastan con la agradable consistencia de la parte carnosa. Las semillas de sandía son pequeñas, algunas miden sólo 1 centímetro y presenta un color negro característico, aunque también pueden ser de un tono marrón o blanco. 

Propiedades de las semillas de sandía

Al igual que sucede con la pulpa del fruto, las semillas de sandía suelen ser agentes diuréticos muy potentes y una fuente de energía importante. 

Ingerir semillas de este tipo al igual que se hace con las de girasol, es una práctica que proporciona al organismo de nutrientes indispensables para las funcionalidades biológicas del mismo. 

Cada 100 gramos de estos granos contienen 557 calorías, 47,3 g de grasa, 10,2 mg de zinc, 515 mg de magnesio y 28,3 g de proteínas. Este alto contenido nutricional las convierte en un alimento ideal para las personas que desarrollan actividades físicas de alta intensidad; pues sus proteínas contribuyen al desarrollo muscular y estimulan la regeneración de los tejidos. De igual modo las grasas saludables ayudan a regular los niveles de colesterol en la sangre; el zinc fortalecerá el sistema inmunitario y el magnesio promoverá la eficacia de los procesos intestinales. 

Semillas de Sandía

El retraso del envejecimiento es otro aspecto que promueven las semillas de sandía, pues además de los elementos antes mencionados también son poseedoras de una alta concentración de antioxidantes. 

Origen de las semillas de sandía

Aunque la sandía se trata de una de las frutas más populares y favoritas de las personas, sus antepasados no eran tan agradables. 

El lugar de origen de dicha fruta aún se encuentra en discusión ya que no existen indicios concretos que puedan ser usados como base para establecer el sitio donde comenzó a producirse; pero según diferentes teorías el cultivo inició en los territorios Africanos y desde allí se propagó hasta otros lugares como Asia. 

Gran parte de la historia sobre la planta y sus frutos se ha perdido a través del tiempo; sin embargo diferentes científicos han dedicado sus estudios ha determinar los procesos evolutivos que tuvieron las plantas generación tras generación en cuanto a la sandía. Las investigaciones realizadas han concordado con que el progenitor de la fruta se trataba de un ejemplar de sabor amargo y de color verde, que sufrió una transformación que duró 5000 años aproximadamente hasta evolucionar con las características que hoy conocemos. 

Un dato curioso es que se han encontrado vestigios de su consumo durante los periodos faraónicos de la historia; de algunas tumbas egipcias con miles de años de antigüedad se obtuvieron pinturas y semillas de sandía, elementos que ayudaron a determinar que el fruto ovalado que hoy se conoce, desde entonces ya era cultivado. 

Variedades de semillas de sandía

Actualmente existe un catálogo realmente amplio sobre las variedades de semillas de sandía. Las plantas que se obtienen a partir de estas se diferencian de acuerdo a cada tipo o variedad en aspectos como el color de la piel, tamaño del fruto, sabor, grosor de corteza, color de la pulpa y cantidad de semillas producidas. 

Sugar baby

Es una variedad de ciclo precoz, con frutos caracterizados por su forma redondeada y el color verde oscuro de su corteza, que pueden llegar a pesar 5 kilogramos. 

Crimson Sweet

Es una de las variedades con más nivel de productividad puesto que se da en casi cualquier condición de cultivo. Posee frutos redondos, con una corteza verde oscuro y con rayas de color verde claro; este llega a pesar increíblemente los 14 kilogramos. 

Dumara

Esta especie de sandía, presenta una característica diferente a las dos anteriores y es que su forma resulta ser alargada. 

Asahi Miyako

Su ciclo es muy precoz se trata de una variedad de origen japonés que posee una piel muy fina. La pulpa es de color rojo intenso y solo alcanza un tamaño de 6 kilogramos aproximadamente. 

Cultivo de las semillas de sandía

Germinación

La mejor época para proceder a la germinación de las semillas de sandía es el periodo del año comprendido entre Abril y Mayo. Se procede a sembrar 4 semillas en montículos de tierra a una profundidad de 2 centímetros; se protegen con un mantillo y se agrega una capa de compost orgánico muy delgada. Generalmente a los 10 días los granos han germinado por completo. 

Suelos

Aunque esta planta no suele ser exigente en cuanto a las condiciones la tierra para desarrollarse; su crecimiento da mejores resultados en suelos con buen drenaje y una gran cantidad de materia orgánica para la obtención de nutrientes. Las tierras mullidas y bien abonadas son las ideales para el cultivo. 

Riego

Son plantas que no requieren de gran contenido hídrico para desarrollarse. Al momento de realizar los riegos se debe tener cuidado en no mojar las hojas puesto que son propensas a pudrirse con facilidad. 

El riego debe hacerse diariamente pero de forma muy regulada y la finalidad de este es solamente mantener el suelo con la humedad adecuada. 

Cuando las plantas alcancen al menos 10 centímetros de altura, el riego debe disminuir a una frecuencia de cada 3 días, procurando que el suelo no pierda el agua por completo. 

Algunos agricultores suspenden los riegos diez días antes de la cosecha para que los frutos adquieren mayor dulzura y potencien su sabor. 

Trasplante 

Si la germinación se realizó en semilleros, el trasplante al lugar definitivo se deberá realizar cuando las plantas alcancen los 15 centímetros. Se mudarán sólo las plantas que sean más fuertes y estén mejor desarrolladas.

Cosecha

Cuatro meses después del cultivo, los frutos ya estarán listos para ser cosechados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *