Semillas tabaco

Las semillas, también consideradas plantas embrionarias, son el inicio de la vida de las flores y sus asimilados. Es el producto del ovulo maduro de las plantas angiospermas y gimnospermas para que, luego que ocurra el proceso de fertilización natural en la planta madre, germine en una planta madura.

[amazon bestseller=”semillas” template: items=”10″ template=”table”]
 

La formación y desarrollo de las semillas forman parte del proceso de reproducción sexual de las plantas; que empieza con el crecimiento de las flores y la polinización. Dicho embrión se desarrolla a partir del cigoto y la cubierta de la semilla en los integumentos del óvulo de las plantas.

Tal como sucede con los humanos, primero que nada tiene que ocurrir el debido proceso de fertilización en las angiospermas, que aquí es doble e involucra la unión del óvulo de las plantas madres con el esperma de las plantas machos en una parte conocida como cigoto.

En esta plataforma encontrarás toda la información inherente a los tipos de semillas que existen en el mundo. Que, además de cumplir la función de crecer para convertirse en una nueva planta, también alberga nutrientes, minerales y propiedades que son amigables con el organismo humano y potencia el bienestar corporal y mental. Si quieres adquirir toda esa información, ¡quédate con nosotros!

¿Qué es un Semilla?

La semilla es el inicio de toda planta y árbol, vienen en todas las formas y colores posibles, prosperando en el suelo gracias a los fertilizantes y la luz solar. Podríamos pensar en una semilla como el comienzo de la vida que debe atravesar su debido proceso de crecimiento, denominado germinación.

mejores semillas para cultivar

El término anterior es lo que permite a las semillas convertirse en plantas jóvenes. Dicho proceso también ocurre en las esporas, que son cuerpos microscópicos unicelulares que se forman con fines de supervivencia y dispersión.

Cada semilla en su interior alberga una pequeña planta, por lo que al tomar un puñado, prácticamente estás sosteniendo un gran número de futuras angiospermas. Pero primero deben pasar por cada uno de los pasos que se mencionaron anteriormente en términos de desarrollo.

Origen y evolución de las semillas

Las semillas, como el feto para los humanos, es el origen de los organismos vivos conocidos como plantas. Forman parte de la reproducción y es el inicio de la propagación de coníferas. Sin embargo, el proceso de germinación, que es el momento de desarrollo de una planta, no siempre fue como lo conocemos. Tuvieron que evolucionar para encontrar alternativas de reproducción.

De hecho, algunas de las primeras plantas, como los musgos, hepáticas y helechos, ni siquiera tienen semillas. Pero sí esporas, que están desprotegidas y utilizan métodos de propagación como el desprendimiento. Incluso, en el período Devónico, las plantas terrestres que existían solo se podían reproducir enviando esporas en el aire. La aparición de la primera semilla verdadera data hace unos 370 millones de años.

Tal como sucede a día de hoy con las semillas, las esporas recorren un largo camino hasta que aterrizan en un espacio favorable y se convierten en una nueva planta. Gracias a los alimentos almacenados y que las condiciones celulares le permiten reproducirse sola. Siendo una gran ventaja en relación al inicio de las plantas modernas.

Sin embargo, la aparición de las semillas lo cambió todo, en especial el ciclo de vida de las plantas. En primer lugar, eliminó la necesidad del agua externa para poder reproducirse sexualmente. Y, en segundo lugar, la capa gruesa que lo protege le proporciona tanto protección, como los nutrientes necesarios para que el embrión se desarrolle.

Y, debido a sus condiciones, se podían extender más allá de donde se situaba las plantas para poblar gran parte de los suelos. Posteriormente se fueron adaptando a los ambientes más exigentes, como los suelos secos y los ambientes fríos, viendo un éxito en la diversidad de las plantas en el mundo. También convirtiéndose en diferentes especies como: gimnospermas (semillas desnudas) y angiospermas (semillas cubiertas).

Hoy en día las semillas cubren el suelo de los bosques, praderas, selvas y jardines. Interviniéndose humanamente para que crezcan en condiciones como macetas y semilleros. Siempre y cuando se les proporcione los nutrientes y necesarios.

Partes de una semilla

Antes de siquiera explicarte cómo las crecen las semillas y cuáles son los procesos involucrados en la germinación, hay que entrar en contexto sobre cuáles son las partes que cubren y conforman su estructura. He aquí las partes de la semilla:

Endospermo

Puedes pensar en el endospermo como un almacén que rodea el embrión de la semilla. Es el encargado de otorgarle las comidas y alimentos necesarios –proteína y el almidón–, hasta que termina el proceso de germinación de la planta joven.

Cubierta

Tal como lo dice su nombre, es una capa que cubre a la semilla, ubicada en la parte externa y es quien la protege del daño exterior. Dependiendo del tipo de planta o árbol, la dureza de la cubierta cambiará. Algunos incluso deshaciéndose con el tacto de la mano.

Embrión

El embrión en la verdadera forma y concepción de las semillas que crece de las células para germinar en una nueva planta. Tiene cuatro partes que son las radículas, cotiledones, hipocotíleo y epicotíleo.

qué semillas comprar

¿Cómo se forman las semillas?

Una vez que las plantas han crecido lo suficiente, incluyendo los árboles, los pétalos se caen y la flor muerte. El ovario del organismo vivo se convierte en una fruta, y dentro oculta una o varias semillas dependiendo de la composición de la planta. Esta fruta lecho de los árboles son suaves, jugosos, o débiles y amargos, también duros y picosos.

Cuando empieza el proceso de doble fertilización, posteriormente ocurre un uno conocido como fusión de los núcleos polares y los espermatozoides, que es cuando se va formando el óvulo en un endospermo primario. Gran parte de este desarrollo durante la fertilización, el cigoto se encuentra inactivo. A diferencia del endospermo primario, que constantemente se divide para formar el tejido del endospermo.

A través del tiempo, y en las condiciones correctas, el tejido del endospermo se convierte en el alimento que las plantas jóvenes necesarias para, entre otras cosas, producir raíces durante la germinación. También para la capa que cubre a las semillas se vaya endureciendo y protejan a los organismos vivos de factores externos.

El crecimiento como tal de la semilla ocurre en dos puntos de la planta. En primer lugar el tallo, y en segundo lugar las raíces, procesos fundamentales para que ocurra la germinación de las semillas. Mientras que, en la cubierta, las semillas reserva alimentos.

Dispersión de las semillas

Las semillas no se mueven solas, primero deben encontrar un lugar donde alojarse para empezar el proceso de desarrollo. Existen diversas formas que incluyen a otros organismos vivos, aquí te mencionamos cuáles son las principales formas de dispersión de una semilla:

  • Viento. Las semillas se mueven de un lugar a otro hasta encontrar un hogar donde alojarse mediante el viento. Un ejemplo común de este tipo de traslado ocurre con los dientes de león que, cuando sopla una brisa, se dispersan por el flujo de aire hasta encontrar un nuevo hogar. Por otro lado, pero en el mismo orden de ideas, el viento también puede funcionar como un canal de traslado, tal es el caso de las semillas de sicómoro, quienes poseen alas y cuando se caen de los árboles, empiezan a fluir por el viento en movimientos circulares repetitivos.
  • Animales. Algunos tipos de animales se alimentan de plantas y semillas, como las nueces. Las aves son las especies más comunes que hacen este trabajo. Una vez que las ingieren y gracias a la cubierta de las semillas, no se descompone en el estómago, por lo que sigue activo durante todo este tiempo. Mediante sobreviven dentro del intestino, viajan junto al animal hasta que este saca su basura interior, albergándose en la superficie del suelo. En el mismo orden de ideas, el pelaje de los animales suele ser, en ocasiones, pegajoso. Lo que ayuda a que diversas semillas se adhieran y recorran un largo camino con el animal hasta que se despegan y se alojan en un nuevo lugar.
  • Agua. Otro canal común que utilizan las plantas para dispersarse en el globo terráqueo es mediante el agua. Aunque, en este caso, solo sucede con las semillas que son lo suficientemente grande para sobrevivir al canal, como las de coco. Debido a su composición, viajan durante semanas hasta eventualmente anclar en suelo libre y surgir como nuevos árboles o plantas. Sin embargo, deben darse las condiciones correctas para que estas germinen, como la luz del sol, los nutrientes del suelo y así sucesivamente.

  • Dispersión automática. Existen algunas flores y árboles que han desarrollado su propio mecanismo para dispersarse, sin la necesidad de apostar por las opciones mencionadas anteriormente. Un ejemplo de este tipo de semillas que logran auto-dispersarse es el guisante; que dentro de su composición albergan una vaina de guisante. Una vez que se seca, los arrojan, en forma de explosión o destrucción interna y es como crece una nueva semilla que se formará hasta convertirse en una nueva planta de guisantes.

Germinación de las plantas

Tal como te mencionamos anteriormente, el proceso mediante se da el crecimiento de las plantas es conocido como germinación. Es un ciclo de crecimiento en el que, cuando está alojado en la tierra y con las condiciones necesarias, crece, crece y crece, hasta que se convierte en una planta madura.

Gran parte de este tiempo de germinación, las semillas permanecen inactivas al menos que las condiciones se presenten. De no hacerlo, morirán en el proceso igual que la pequeña planta interna que almacenan. Puedes pensar en este proceso como el desarrollo del feto en el vientre de las mujeres. Se van ensanchando hasta que la capa dura que cubre a la semilla se abre, y es que empiezan a brotar raíces.

Luego de las raíces, y no muy tarde dependiendo del tipo de planta, inicia el segundo brote que es la plántula. Con su respectiva hoja y tallo que dan paso al desenvolvimiento y maduración de las plantas. Sin embargo, no todo es alegría en la etapa de germinación cuando de las semillas se trata, ya que se pueden presentar dos escenarios: la germinación exitosa, y la germinación pobre.

Las causas son variadas, y en la mayoría de los casos es por el riesgo de que las pocas dosis de elementos vitales. Por ejemplo, el embrión de la semilla no recibió el oxígeno o la cantidad de líquido obligatorio para germinar. Los suelos secos son una de los peores ecosistemas para la germinación de una planta, ya que escasea de recursos para su debido crecimiento.

Condiciones de germinación

En la sección anterior te hablamos de que las condiciones que se debían presentar para que la semilla se desarrolle. Aquí te mencionamos cuáles son y por qué son importantes.

semilla de tomate

Agua

La cantidad de agua en el proceso de germinación es esencial, sobre todo cuando de suelo se trata. La capa de la semilla, naturalmente, está seca. No genera ningún tipo de líquido, por lo que debe humedecerse lo suficiente para que, una vez culminen los tiempos de desarrollo, esta capa se rompa y surja el tallo.

Inmediatamente cuando la semilla adquiere líquido, se activan las enzimas y descomponen los alimentos almacenados en la cubierta de la semilla; convirtiendo los químicos útiles en energía para los embriones de las semillas.

Temperatura

La verdad es que cada tipo de semilla necesita de un tipo de temperatura diferente, al igual que los rangos de exposición para que puedan germinar exitosamente. De hecho, algunas semillas, por muy loco que parezca, germinan en temperaturas bajas, donde hace frío.

Por otro lado, existen semillas que necesitan del calor para poder desarrollarse y no soportan el frío. Así que, cuando no se presenta la temperatura correcta, o al menos la exposición no es la favorable, la germinación se detiene u ocurre que es pobre.

Oxígeno

Tal como sucede con todos los organismos vivos, el metabolismo de las semillas necesita del oxígeno para desarrollarse. El problema es que las semillas están enterradas en el suelo y esto dificulta la entrada del oxígeno.

Sin embargo, aún existen alternativas con las que las semillas recogen el oxígeno necesario para desarrollarse y es mediante el espacio del suelo. Es pobre, pero es suficiente para poder crecer con fuerza. Esto hasta que las hojas crezcan de los tallos y ocurra el proceso de fotosíntesis.

Luz solar

La verdad es que, al menos en la etapa de la semilla, la luz solar no es tan importante. Después de todo, estando enterradas en el suelo no es que reciban mucha. De hecho, en algunos tipos de semillas el impacto de la luz no es ni siquiera significativo para lo que se desea. Así que no debería tomarse en cuenta, ¿verdad?

Pues no, ya que para algunas semillas la exposición a la luz sí es significativa. En menor rango, pero lo es. Lo mismo ocurre con la oscuridad. Estos elementos son los que desencadenan los procesos de germinación de las semillas y las ayudan a crecer mientras desarrollan tallos y hojas.

Germinación exitosa y germinación pobre

Ampliando la información anterior sobre la germinación de las semillas, y como te mencionamos acertadamente, existen dos casos: uno en el que es exitoso y ocurre el respectivo brote de las raíces y los tallos; mientras que en otro ni siquiera brota las raíces, debido a la falta de condiciones.

Otra forma en que se le conoce al nulo desarrollo de las pequeñas plantas es como latencia de las semillas. Escenario donde la semilla no desarrolla por un buen tiempo las raíces, incluso en las condiciones adecuadas. Los cambios dentro de la semilla se producen tarde y varía en términos de éxito. Pero, ¿cómo se miden estos sucesos? Fácil, mediante una tasa de germinación.

semillas de marihuana

La tasa de germinación es lo que mide si un desarrollo se realizará correctamente. Depende de diversos factores, empezando por el área donde se plantan o albergan las semillas. Ya sea en un espacio agrícola en un jardín. Incluso con las condiciones nombradas en la sección anterior, no todas las semillas van a crecer. Solo unas cuantas lograrán el cometido.

De acuerdo a los especialistas, y teniendo en cuenta un grupo de acciones repetitivas, la tasa de germinación de las semillas es la siguiente: de 100 semillas que se planten en un jardín, solo el 65% de los embriones lograrán sobrevivir al proceso de desarrollo. Por lo que, existen un 35% que morirá en el proceso o no alcanzarán los niveles necesarios de crecimiento.

Plantas, semillas y esporas

Evidentemente, el primer pensamiento es que toda planta que existe primero nace de una semilla. Cuando no es así, existen diversas especies de angiospermas que no necesitan de las semillas para desarrollarse. Como es el caso de las plantas sin flores, quienes se reproducen mediante estructuras similares a las semillas, pero que no son consideradas como tal debido a su composición.

Estas estructuras similares, pero que no caen en la clasificación de las semillas, son conocidas como esporas y se encuentran almacenadas en la parte inferior de las hojas de las plantas sin flores. Presentan una forma de pequeños mechones de terciopelo y se les conoce como organismos celulares o pluricelulares dependiendo de su respectiva formación.

Las esporas, cuando se caen de las plantas y se balancean en el viento fluyendo por la corriente de aire, ya se encuentran maduras. Lo que facilita, entre otras cosas, que se desprendan de las hojas de las plantas sin flores. A diferencia de las semillas, cuyo proceso de germinación es rápido, la de las esporas tarda más y se desarrollan en un periodo de tiempo más prolongado.

¿Se pueden comer todas las semillas?

Algunas semillas, en su presentación antes de germinar y convertirse en una planta, son comestibles y poseen un rico sabor, suave y delicioso ante la exposición de las papilas gustativas. La mayoría alberga nutrientes, minerales y proteínas que son necesarios para el bienestar general.

Por lo que sí, algunas semillas pueden ser consideradas como como comestibles, pero no todas. Existen semillas que no son precisamente buenas y necesitan atravesar un proceso químico para que se puedan consumir. Algunas personas las incorporan a la comida, mientras que otros las adquieren crudas.

Datos curiosos sobre las semillas

Existen algunos tipos de semillas que crecen o presentan singularidades que valen la pena ahondar para conocer mejor qué es lo que sucede en relación con estos pequeños organismos. Aquí los datos más interesantes:

  • La semilla de proteas presenta un proceso de germinación que es poco usual. Comienza después que haya sido expuesto al humo. De acuerdo a los expertos, es una forma que desarrollaron para sobrevivir a los incendios de los bosques. Siendo, cuando menos, curioso que primero tenga que atravesar esto para luego brotar como una planta.
  • La semilla de coco es, al mismo tiempo, la semilla y la fruta del cocotero, que es un tipo de árbol palmera. La fruta, que es la estructura ovalada y hueca que crece en la axila de las palmeras, lo cubre primero una capa verde-amarillenta. Al madurar, se rompe la capa y luego se visualiza la semilla, que es marrón. Dentro se encuentra la carne de coco y la leche de la fruta.

Semillas de manzana

  • Y es que la semilla de coco es interesante, ya que puede alcanzar unos impresionantes 30 kg. Lo que la posiciona, y con mucha ventaja, en la semilla más grande y pesada del mundo.
  • Como te mencionamos anteriormente, no todas las plantas crecen de una semilla. Tampoco viajan de un lado a otro. Basta con que las raíces de la planta, que es un lugar usual donde crecen las semillas, ‘explote’ y deje justo al lado la nueva planta en miniatura. Mientras que otros tipos de plantas no florales, expulsan las esporas para que se conviertan en los nuevos organismos vivos.

Tipos de Semillas

Las Semillas existen en diversas formas, tamaños y colores. Vienen incorporadas a las flores o la fruta. Albergan diversos beneficios y se utilizan en comidas por el delicioso sabor que arropan. Pero, ¿cuántos tipos de semillas existen? Muchas, la verdad. Casi tanto como el número de plantas.

Acá te nombraremos diversos tipos de plantas, sobre todo las más populares y nutritivas, para que te hagas una idea de cómo funciona esto. ¡Vamos qué tal!

Semilla de Coca

Es una semilla conocida por la comunidad y que ha conseguido una mala fama por su uso como droga. Sin embargo, la coca tiene mucho que ofrecer, sobre todo cuando de nutrir al organismo humano se trata. De hecho, los beneficios de la semilla de coca se tasan en periodos ancestrales.

Las semillas de la coca crecen de las hojas de los arbustos y también son considerados como su fruto. Está mal asociado con la cocaína y es una especie que se utiliza mucho entre diversas culturas por los efectos que tiene en el cuerpo, catalogándose como una fuente de energía.

Semillas de Uva

La uva es una fruta de buen sabor que es bien conocida por albergar un grupo importante de semillas dentro de la pulpa. También conocidas como semillas de vid, son estructuras pequeñas y discretas que esconden grandiosos beneficios, empezando por los antioxidantes que protegen contra los radicales libres, principales culpables del envejecimiento prematuro.

Son ideales para promover la correcta circulación de la sangre en el cuerpo, prevenir la presencia de diversos tipos de tumores como el cáncer del colón, combaten las enfermedades degenerativas, detienen el desarrollo de cataratas y eliminan las células muertas que se acumulan en el tejido del cuero cabelludo para que se mantengan en óptimas condiciones.

Semillas de Girasol

Posiblemente una de las semillas más populares del mundo, debido a su uso comestible, las semillas de Girasol son estéticamente atractivas, pero también muy nutritivas. Crecen en la parte reproductiva de las plantas, arropado por muchas flores y llaman la atención tanto de los animales, como de los humanos.

semilla de girasol

La semilla es conocida en diversas partes del mundo con nombres como maíz de teja o pipas, pero no importa la denominación, siguen siendo una fuente de minerales y vitaminas esenciales para el cuerpo. Alberga muchas de las fibras y proteínas que el cuerpo no produce naturalmente, así que se recomienda comestiblemente para estos usos.

Semillas de Té Verde

Difícilmente una persona no conocerá los beneficios que ofrece el té verde. Ya sea en su presentación como delicioso té de infusión de hojas, como de aceite mediante procesos químicos, el arbusto del té es e esas plantas todo-terreno. Las semillas de té verde, por su parte, no se quedan atrás.

Son de las más antiguas del mundo y se puede aprovechar domésticamente como complemento en ensaladas. Se pueden usar tanto para madurarlas, como condimento gracias al sabor dulce que las caracteriza. En ocasiones, se les extrae su composición química para potenciar el aceite de la cocina.

Semillas de coco

Como bien te mencionamos anteriormente, las semillas de coco son la misma fruta del cocotero, un tipo de árbol de palmera. Hablar de esta semilla es referirse a sus conocidos usos como fruta comestible, juegos de coco y hasta dulce de coco.

Cuando en realidad tienen mucho más que ofrecer, por ejemplo, como intermediaros en la preparación de cremas para la piel. Lo anterior debido a las altas fuentes de antioxidantes que limpian al cuerpo de las células muertas y evita la acumulación y desarrollo de los radicales libres.

Aunado a lo anterior, la semilla del coco también se emplea en la fabricación de aceites, que, entre muchas cosas, combate los brotes de acné limpiando la capa más superficial del rostro del exceso de sebo y disminuyendo considerablemente la inflamación.

Semillas de moringa

La moringa es una planta popular, alabada por diversas culturas y que incluso es catalogada como ‘la planta que cura’. Mucho se ha hablado de esta planta medicinal, destacando sus cualidades nutritivas y relajantes. Mediante la infusión de hojas de moringa, se prepara un delicioso té caliente ideal para dormir como un bebé por las noches.

semilla de té verde

Sin embargo, la cosa no acaba ahí, ya que las semillas de moringa por sí solas, incluso antes de que germinen, son una fuente atractiva de minerales como hierro, calcio y magnesio. Mientras que destaca en vitaminas esenciales para el crecimiento humano como A. B y C. Por otro lado, se ha registrado el uso de semillas de moringa para proteger al hígado, mejorar la digestión y fortalecer la estructura ósea.

Semillas de Sandía

La Sandía es de esas frutas hidratantes, que se disuelve en la boca y envuelve de un delicioso dulce a las papilas gustativas. Tal como sucede con las uvas, albergan una gran cantidad de semillas de tamaño pequeño, pero de inmensas propiedades. Lo mejor de todo es que se pueden encontrar en casi todos los lugares del planeta.

La semilla de sandía es un alimento ideal por la alta cantidad de proteínas que incentivan el desarrollo de la fuerza muscular e influye en la regeneración de los tejidos del cuerpo. Posee un modesto contenido de minerales como el magnesio, sobresale entre sus compañeras en las dosis de proteína y de acuerdo con los especialistas, incentiva la resistencia física en deportes de alta exigencia.

Semillas de Tabaco

Las plantas de tabaco son bien conocidas por sus efectos en el cuerpo y la mente, siendo un viejo aliado del comercio de estimulantes. Lastimosamente, poco se habla de las semillas, que son beneficiosas, fáciles de germinar y se da en grandes cantidades que permiten la construcción de un semillero para ellas solas.

Semillas tabaco

Tanto las semillas de tabaco, como las hojas de las plantas, tienen más usos que solo fumarlas. Por ejemplo, también se utiliza para masticar, inhalar y beber en deliciosos té mediante infusión de las hojas. Se ha comprobado el uso de las hojas del tabaco con fines medicinales, aprovechados milenariamente por los indígenas y las sociedades primitivas.

Semillas de fresa

Junto a la sandía, y la uva, las semillas de fresa forman parte de la fruta a tal modo que en ocasiones se consumen juntas. Y aunque la fruta es lo más importante de la planta, siendo elemento fundamental para crear cremas y perfumes, todavía tienen mucho que ofrecer.

Por supuesto, su principal uso es para la germinación de la planta de la fresa, la cual crece en ambientes fríos moderados. Se deben extraer con cuidado, facilitar las condiciones y luego dejar reposar un mes en refrigeración para que estén preparadas. Posteriormente, han de colocarse en un semillero y mezclar con tierra fértil, abono orgánico y estiércol de ganado para que sea una buena cosecha.

Semilla de Papaya

Conocida en diversos lugares del mundo como lechosa o melón de árbol, la papaya es de esas frutas que lo hace todo bien. Es nutritiva, alberga diversas propiedades necesarias, entre otras cosas, para la digestión, fortalece al organismo y limpia el cuerpo de radicales libres.

semilla de papaya

Las semillas de papaya, por su lado, son fáciles de germinar, no necesitan de una extracción difícil y en poco tiempo. Son semillas pequeñas, que no superan los 6 mm y que van cambiando de forma y color mediante ocurre el proceso de brote de la planta de la papaya.

Semillas de Aguacate

El aguacate, o el aguacatero, es un fruto popular en países de centro américa como Guatemala y México, con presencia importante en países del sur como Venezuela y Colombia. Lo anterior debido a que solo crece salúdale en climas tropicales.

Dejando a un lado el rico sabor del contenido de la fruta, que es de los principales acompañantes en ensaladas, las semillas de aguacate aún tienen mucho que ofrecer. Por ejemplo, el contenido de antioxidante en un rango mayor al 70% de su estructura. Sin contar la presencia de fibras y carbohidratos saludables.

Para su cultivo, se debe preparar bien el suelo, en un espacio lejos de las inundaciones, pero con los nutrientes necesarios para que la semilla crezca fuerte y saludable.

Semilla de Manzana

La manzana es una rica fruta hidratante que alberga un importante grupo de semillas que se pueden utilizar para cultivar. Las semillas de manzana se deben extraer de la fruta con mucho cuidado, de modo que no se rompa la capa que las cubre.

En caso de que se desee usar para cultivar, primero se deben limpiar para eliminar los hongos. También necesitan de agua, por lo que es recomendable que se deje reposando en un vaso con agua hasta que se vayan a germinar en un terreno húmedo, donde el frío otorgue las condiciones necesarias para su crecimiento.

Semilla de Cacao

Mucho se ha hablado del cacao, y su uso tanto medicinal, como comestible, se han divulgado positivamente. Después de todo, es la fuente del tan amado chocolate en cualquiera de sus presentaciones. Las semillas, por otro lado, son la extracción del fruto del mismo nombre y se pueden utilizar para germinar más plantas.

semillas cacao

Y aunque todos quieren el chocolate ya sea para preparar una tableta, o en dulces similares, las semillas de cacao por sí solas son fuentes de carbohidratos, proteínas y grasas saludables. Que, entre otras cosas, aportan la energía suficiente al cuerpo para optimizar el rendimiento físico.

Semillas de Tomates

Los tomates son ingredientes fundamentales en los platos de comida que involucran ensaladas. También son elementos medicinales importantes gracias a las propiedades que albergan en su interior. Las semillas de tomate tienen forma de bayas y se encuentran dentro de la estructura del fruto de la planta.

Las semillas deben retirarse con mucho cuidado y luego colocar en una servilleta humedecida que las cubra mientras se eliminan los hongos. Posteriormente, deben colocarse en un semillero o en una maceta, expuesta a la luz, temperatura, el oxígeno y el agua.

Semillas de Trigo

Sin miedo a equivocarnos, el trigo es uno de los alimentos más esenciales en la vida de los humanos. Y no desde ahora, sino desde hace muchos años atrás, en la prehistoria. Es un alimento ligero que se puede usar para diversos fines comestibles.

La germinación de las semillas de trigo es considerablemente fácil, sin mucho trabajo. Se deben inducir los embriones a un ambiente óptimo para su crecimiento luego de un remojo de 72 horas. Durante ese proceso necesitará de todas las condiciones de riego y luz solar para crecer.

Semillas de Lechuga

La lechuga es de esos vegetales que tienen mucho que ofrecer, no solo por su delicioso sabor, sino también por su alto contenido en vitaminas. Las semillas de lechugas son ideales para tener en un jardín, de modo que se reduzcan las compras continuas en los supermercados.

semillas cesped

Se les da bien el frío, aunque su periodo de crecimiento recomendado es en primavera y otoño, especialmente en las regiones donde se cumplan las exigencias de cultivo.

Semillas de Lavanda

Las plantas de lavanda son flores hermosas y con múltiples usos, tanto comestibles como para la elaboración de perfumes. Las semillas de lavanda, por su parte, se pueden conseguir durante una extracción cuidadosa y cultivar en el jardín en un semillero.

Se da en una gran cantidad, como seguro te habrás dado cuenta al notar un campo repleto de flores de lavan. Les van bien los ambientes cálidos y empiezan a brotar raíces en dos semanas visualizándose inmediatamente las plántulas. Su consumo es esencial para mantener el cuerpo y la mente en óptimas condiciones.

Semillas de Marihuana

Las semillas de marihuanas han sido rechazadas por mucho tiempo y bastante se sataniza la influencia como estimulante. Lo anterior debido a que posee un componente conocido como THC que atraviesa los pulmones y el torrente sanguíneo, hasta que alcanza el cerebro, donde los efectos oscilan entre una o dos horas.

Existen diversos tipos de plantas de marihuana, pero en general todas requieren los mismos cuidados de cultivo. Se debe buscar una tierra cálida donde se eviten las enfermedades de las pantas y absorban los nutrientes para vivir en óptimas condiciones de salud.

Semillas de Lino

La semilla de lino, como alimento y acompañante en las ensaladas, es una fuente de ácidos grasos saludables, minerales, fibras y Omega 3 que, entre otras cosas, estimulan al cerebro. También posee componentes esenciales que eliminan la presencia de tumores cancerígenos y enfermedades neurodegenerativas.

semillas de trigo

De estas semillas se ha hablado mucho a través del tiempo, ya que es un diurético natural que combate el estreñimiento y una fuente energía natural que aprovechan los deportistas para mantenerse en buen estado físico. Sobre todo antes de una competencia.