Semillas de Trigo

semillas de trigo

Las semillas de trigo forman parte importante en la dieta de los seres humanos desde tiempos prehistóricos. Estas hacen parte del fruto obtenido de la planta y se encuentran en el cariópside de la planta estrechamente ligados y siendo casi imposibles de separar fácilmente. 

Características físicas de las semillas

Estos granos presentan una forma ovalada y aplastada siendo en los extremos es más redonda y en uno de estos se aloja el embrión; el resto de la semilla es solo un depósito donde se encuentran elementos importantes para la nutrición del mismo.

Historia del Trigo

El uso de esta especie vegetal data desde los inicios de la civilización. Se han encontrado evidencias arqueológicas de algunos cultivos cuya procedencia es de hace más de 8000 años atrás. Cabe destacar que las semillas de trigo que se dieron como resultado de la mutación en el trigo silvestre eran muy grandes como para poder distribuirse con el viento; es decir que para su distribución a otros territorios tuvo que intervenir de algún modo el hombre. 

Algunos hallazgos que se han encontrado en sitios como Jordania, Siria e Irak son restos de granos cocidos en barro. La utilización de este cereal significó una transición en la alimentación del ser humano, pues pasó de una dieta basada en los productos obtenidos en la caza a una basada en los frutos que se obtenían gracias a las labores de cultivo. 

Poco a poco el cultivo de las semillas de trigo fue una práctica que se extendió a más lugares, siendo Egipto el primero de ellos en comenzar los cultivos en los valles del Río Nilo. Más tarde fue en Roma donde toma gran importancia la obtención de este cereal pues su cultivo y procesamiento era regulado por el gobierno Romano a fin de abastecer los pobladores más vulnerables y de menos poder adquisitivo. 

La introducción del trigo al continente Americano, ocurrió en la época de colonización Española. La historia cuenta que fue un esclavo de Hernán Cortés quien encontró en una pequeña bolsa tres granos del cereal y los conservo para luego sembrarlos. 

Información nutricional de las semillas de trigo

Una cantidad de 100 gramos de semillas de trigo contiene una elevada cantidad de sustancias esenciales en la dieta de las personas. Tiene un gran aporte energético pues provee al organismo de 300 calorías para realizar sus actividades fisiológicas. Además también cuenta con 13 g de proteínas, 2 g de grasas, 10 g de fibra y 65 g de carbohidratos. 

Estos granos son una fuente natural de minerales como calcio, hierro, magnesio, selenio, fósforo y potasio. 

Variedades de Semillas de Trigo

Trigo Duro

Esta es una variedad del cereal que tiene valores sumamente elevados de gluten y elementos nutritivos. Ocupa el segundo lugar como la especie de trigo más cultivada en el mundo y se emplea para la elaboración de pan, pastas y cuscús. Su siembra se realiza en lugares donde las condiciones climáticas son secas. 

Trigo Blando

Es el denominado trigo harinero por su uso en la fabricación de harinas. Se posiciona como la especie más cultivada y tiene una alta cantidad de minerales y vitaminas del complejo B. Una de las características principales de este es que su endospermo se rompe con facilidad durante la molienda. Su cultivo se da generalmente en los lugares con climas templados y cálidos. 

Clasificación del trigo según época de siembra

En términos generales el trigo se clasifica de acuerdo a la época del año en que se realiza su siembra. Existen dos especies conocidas: el trigo de invierno y el de primavera.

El trigo de invierno es de muy alto rendimiento y por lo general se cultiva en otoño para obtener la cosecha en la época de primavera o verano del año siguiente. Este tipo de semillas debe pasar por un periodo de latencia a bajas temperaturas para poder florecer durante unos 50 días. 

La especie que se siembra durante la primavera no tiene el mismo rendimiento que el trigo de invierno, sin embargo es capaz de resistir condiciones climáticas más secas que el anterior. Normalmente la plantación se hace en la primavera para cosechar las semillas en el otoño y este no requiere de un periodo de latencia o vernalización para desarrollar sus brotes. El ciclo de desarrollo de la planta va de los 120 a 180 días y para que sea óptimo necesita de temperaturas que oscilen entre los 7° y 15°C en sus primeros 15 días para inducir la floración. 

Cultivo de las semillas de trigo en una maceta

Germinación de las semillas de trigo

Primero que nada antes de cultivar las semillas de trigo es necesario decidir cual variedad es la que vamos a emplear. Luego de ya tener la elección a la mano se debe iniciar las labores induciendo a los granos a la germinación de sus embriones. Para lograr esto se ponen en remojo los granos por un periodo de 48 a 72 horas hasta que la radícula este en el exterior de las semillas.

Al cabo de que ya tengamos los pequeños brotes, entonces tomaremos un recipiente o maceta con el sustrato que nos parezca conveniente para sembrarlos. Se procede a agregar una primera capa de este de unos 2 centímetros de profundidad para disponer por toda la superficie de las semillas germinadas. Luego se riega y se tapa con un paño húmedo. Por último se reserva en lugar fresco por unos 5 a 7 días. 

Riego y Requerimientos 

Un buen momento para exponer las plantulas de trigo al sol es cuando estas hayan alcanzado una altura de por lo menos 2 centímetros; llegada esta etapa deben recibir todos los beneficios de la luz solar por lo que hay que exponerlas a esta directamente. El riego por su parte debe hacerse al menos cada dos días, ya que de este modo podemos asegurarnos de que no se seque la tierra o sustrato manteniendo la humedad adecuada. 

semillas de trigo

Cosecha

Seis meses después de iniciada la siembra es posible contar con los primeros granos de la cosecha; para identificar este momento solo basta con observar la coloración de las hojas pues deben estar secas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *