CBD

¿Qué es en sí el CBD y cómo se obtiene?

El mundo del cannabis se ha ido extendiendo progresivamente, conforme las exigencias y demandas de un gran número de personas así lo ha expresado, sin embargo, muchas personas desconocen ¿Qué es en sí el CBD y cómo se obtiene?

Por ejemplo, desde la cocina, hasta las industrias de cosmetología y farmacológica emplean el cbd antiinflamatorio para sus recetas y composiciones de fórmula magistrales.

¿Te interesa este tema? Bienvenidos (as) conozca mucho más sobre CBD.

CBD

¿Qué es el CBD?

Es un químico presente en la planta Cannabis Sativa (Marihuana) que se procesa para la obtención de beneficios múltiples (medicamentos, alimentos, tes, pomadas, entre otros).

Su extracción se realiza por medio de solventes diversos, siendo ésta la práctica rudimentaria y arriesgada (circulando un solvente líquido por medio de cáñamo descarboxilado, es decir, separación de los cannabinoides y terpenos.

El cannabidiol como tal, no contiene tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente psicoactivo que se encuentra en la marihuana.

Tres formas para extraer el CBD

A continuación encontrará tres formas de extracción sus implicaciones y bondades.

  1. Con CO2

Consiste en proceso controlado que de forma pura se va realizando.

Además de ser una de las formas más puras y cuyo proceso está más controlado, lo primero que se requiere es una maquinaria adecuada (extractor de BHO de circuito cerrado).

Este es el método más costoso. Amerita conocimientos técnicos.
Por una parte, se aplican diversos grados de temperatura, así como presión regulada y progresiva a la planta.

El CO2 será empleado como gas solvente, la cual irá pasando a diversas cámaras (tres específicamente) la fase final (super crítica) será la encargada de extraer los cannabinoides de la planta.

 

  1. Con disolvente

Por medio de etanol, butano u alcohol, se logra la extracción de CBD, sin embargo, es importante puntualizar que la pureza no será tal; por el contrario, la toxicidad para los tratamientos químicos terapéuticos no está recomendada.

Funciona de la siguiente manera: se mezcla el disolvente con la planta; los cannabinoides presentes en la hoja, pasarán al líquido el cual se calentará hasta evaporarse y quedar en estado aceitoso.

En cuanto al método en sí es simple: al mezclarse el disolvente con la planta, los cannabinoides de esta pasan al líquido que hayamos empleado. Después, este líquido se calentará hasta que se evapore y nos quede un aceite concentrado.

Esta es la forma más fácil de procesar y menos procedimental desde el punto de vista práctico, no obstante, la manipulación de los químicos es altamente inflamables, pudiendo existir la posibilidad de incurrir en algunos riesgos.

En cuanto a la cera natural que posee la planta, es totalmente corroído por los químicos invasivos, de allí, la recomendación de no emplearse para tratamientos de la salud.

 

  1. Con aceite

Este procedimiento es uno de los más comunes y empleados. Para ello se emplea el aceite de oliva, cáñamo o sésamo y la mezclamos con la planta. Si se somete a temperatura alta esta mezcla, se obtendrán los cannabiniodes que pasarán directamente al aceite.

Entre otras ventajas de este proceso, es la naturalidad del mismo, no admite intervención n de químicos que puedan alterarle.

El aceite es empleado en diversos tratamientos de salud por su pureza como los siguientes:

  • Suplemento alimenticio
  • Alivio del dolor crónico
  • Enfermedades inflamatorias intestinales o cutáneas
  • Trastornos de ansiedad y depresión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.