semilla de sandía

Semilla de sandia

La semilla de sandía suelen ser el primer elemento que escupimos de la deliciosa fruta, pero, ¿qué sucede si te digo que son más beneficiosas de lo que crees? Fuente de nutrientes esenciales para el cuerpo, las semillas se están convirtiendo uno de esos alimentos populares como acompañante en las ensaladas, o mediante la adquisición directa.

Con la llegada del verano, y evidentemente del calor, la patilla es una fruta que por su jugoso contenido, se hace indispensable junto a un baño en la ducha con jabón. Las historias inherentes a las semillas son absurdas, como por ejemplo que si te tragas una te crecerá una planta en el estómago. Lo que es una completa locura para asustar a los niños.

Sin embargo, lo contrario a lo mencionado anteriormente, las semillas de sandía te pueden ayudar, y mucho. Pero solo si sabes aprovecharlas. Su consumo no involucra ningún tipo de peligro, por lo que deberías estar consciente de que, los beneficios que nombraremos en el siguiente artículo son reales y lo certifican los expertos. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Acompáñanos hasta el final!

¿Qué es la semilla de sandía?

Las semillas de sandía son la fuente principal de diversos nutrientes y el inicio de la planta que da la fruta de sandía. Parecidas a las pepitas, en color negro, es uno de los cuerpos del fruto en pleno desarrollo. Se recolectan del interior de la fruta, justo donde está el contenido jugoso.

patilla

Forman parte de las semillas más densas en nutriente y fuente importante de proteínas y minerales. También de vitaminas, ácidos grasos bajos, cobre y potasio. Lo que posicionan a las semillas como indispensables e ideales para el bienestar general.

De hecho, basta con probar una taza de semillas de sandía para consumir más de 600 calorías. Superando, y con creces, otras semillas de frutas, que no aportan mucho que digamos a la alimentación de las personas. Aunado a lo anterior, los especialistas recomiendan a las semillas de sandía en una dieta balanceada y saludable.

¿Cómo aprovechar la semilla de sandía?

Las semillas de sandía se pueden consumir en diversas formas, pero hay que usar la inteligencia para no desperdiciar los nutrientes. Algunos chefs, profesionales y nutricionistas recomiendan cocinar las semillas de las siguientes formas:

  • Germinación. La forma más sencilla de comer una semilla de sandía es mediante la germinación. Se deben remojar en agua durante toda una noche y luego esperar a que empiecen a salir los primeros elementos de la planta. Una vez que hayas esperado el momento, las sacas y las pones a secar bajo el sol. Una vez que broten, puedes deshacerte de la cáscara negra y dura, proceso que puede llevar algunos días. Estando completamente secas, se comen cuando desees.
  • Aceite de semillas de sandía. Adquirirlo directamente no es la única forma que existe para poder comer las pepitas de sandía, también se puede producir aceite. Esto lo venden comercialmente ya que se necesita de un proceso químico. Sin embargo, los beneficios nutricionales siguen estando presente. La forma más común de usar el aceite es en las ensaladas o incluso te lo puedes pasar por la piel, ya que mejora el tejido epidérmico y elimina las células muertas.
  • Asando las semillas. Si estás comiendo en tu casa una sandía, y quieres una merienda para la tarde-noche, en vez de escupirlas, puedes recogerlas en un plato y secarlas para asarlas. Es un proceso que tarda unos 15 minutos. Todo lo que tienes que hacer es meterlas en el horno, en una temperatura promedio de 320° F hasta que se encuentren lo suficientemente crujientes y doradas. Las pepitas, naturalmente, retienen los nutrientes y hacen un buen trabajo como aperitivo antes de una comida. Nosotros te recomendamos que la complementes con sal marina.

Beneficios de la semilla de sandía

Y aunque anteriormente te nombramos cuáles son las propiedades relacionadas a las semillas de sandía, todavía hay mucho más que puedes hacer con ellas. Aquí te diremos cuáles son los beneficios asociados al consumo y aprovechamiento de las pepitas de sandía.

se pueden comer las semillas de sandía

Nutriente hidratante

Aquí haremos algo de trampa, ya que no estamos hablando precisamente de las semillas, sino de la fruta. La sandía es una fruta cuyo contenido supera el 92% de agua, lo que se traduce como un hidratante especial con los que muchos pueden superar el calor. Aunado a lo anterior, enriquecen al cuerpo de ciertos minerales y vitaminas esenciales para el organismo y el desarrollo del sistema inmune.

Fortalece los huesos

Ahora sí entramos de lleno en las semillas y es que los minerales dentro del cuerpo de la pepita son potentes. Magnesio, potasio y cobre son solo algunos, pero necesarios para fortalecer los huesos, permitiendo que se mantengan saludables. De acuerdo a los especialistas, las semillas de sandía mejoran la densidad ósea luego de una fractura o un golpe.

Estimula el metabolismo

Se ha comprobado que uno de los minerales con mayor presencia en las semillas es el magnesio, al menos un 5% más que los mencionados correctamente. Lo necesario para estimular de forma positiva las funciones metabólicas del cuerpo humano.

Algunos de las ventajas asociadas al consumo de este componente son: buena función nerviosa, salud inmunológica ante enfermedades, mejor circulación de la sangre y fortalecimiento muscular.

Limpia la piel

Una taza de semillas de sandía tostada pueden ayudar a que la textura de tu piel sea más lisa y brillante. También se ha comprobado que retrasa los síntomas del envejecimiento, mantienen la elasticidad en su lugar e hidrata la estructura interna de la piel. Por otro lado, los aceites a base semillas de sandía son buenos para combatir los brotes de acné y el bloqueo de los poros.

Ideal para las dietas

A diferencia del resto de las semillas, las de sandía están libre de grasas poco saludables. En cambio, presenta grasas saludables esenciales para el cuerpo, como los ácidos grados, ácidos oleicos y ácidos linóleos.

beneficios de las semillas de sandía

Cada uno de estos potencia el funcionamiento del cuerpo y el sistema humano en general. Por último, pero no menos importante, las semillas son útiles para controlar los niveles de azúcar en la sangre, beneficioso para los diabéticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.