semillas-cesped

Semillas de césped

A todos nos gusta centrar la vista en un césped frondoso y espeso, llegando a desear sembrar semillas de césped en nuestro jardín. Una vez que pones manos a la obra de seguro habrás comenzado a escuchar los consejos de tus vecinos sobre cómo sembrar semillas de césped. Incluso, podrían hacerte creer que es mejor dejar ese trabajo a profesionales y pagar tu césped.

Sin embargo, puedes ahorrar mucho dinero y tener éxito cultivando tu césped desde la semilla. Olvídate de las palabras de tus vecinos. Solo necesitas un poco de preparación, unas semillas de césped de calidad y unas condiciones de crecimiento favorables. También necesitarás un suelo preparado y por supuesto, un poco de paciencia.

Sembrando semillas de césped para jardín

semillas-cesped-3

El mejor tiempo para sembrar

La hierba suele tener un rápido y fuerte crecimiento si logras alinear la temporada de siembra con el período natural de crecimiento de las semillas. Igual que otros tipos de plantas, las gramíneas tienen diferentes ciclos de crecimiento según su tipo de clima.


El césped de estación fría y las festucas altas, tienen mejor crecimiento durante las frescas temperaturas del fin de verano e inicio de otoño. Estos pastos tienden a florecer con fríos del norte. Por otra parte, el césped de estación cálida logra su más alto punto de crecimiento durante las más altas temperaturas a finales de la primavera.

Sincronizar tu siembre te permitirá aprovechar al máximo los períodos naturales de mayor crecimiento de tus semillas de césped. Estas germinarán y se establecerán en poco tiempo, logrando el éxito a corto y largo plazo.

Cómo preparar el suelo

Luego de seleccionar el lugar donde querrás el césped, es necesario que prepares el suelo antes de sembrar las semillas. Para ello, comienza usando una pala afilada y elimina toda hierba existente. En caso de que sea un área extensa, opta por un cortador de césped.

Al finalizar, inspecciona el área y retira las rocas y otros desechos. Deberás también rellenar los lugares bajos y, si el suelo está compactado, trabaja con un timón. Tu meta será separar el suelo hasta que las partículas de tierra sean del tamaño de un guisante. Una vez hecho, es momento de sembrar.

Seleccionando la semilla y el alimento

semillas-cesped-4

Una vez preparado el suelo, ha llegado el momento de sembrar las semillas de césped. También es de suma importancia darles una ventaja las futuras plantas alimentándolas con alimento para césped granular. Este debe ser una fórmula especial para hierba nueva. La primera aplicación del alimento puede ser el mismo día de la siembra. Sin embargo, te recomendamos leer las instrucciones en el paquete pues no todos los alimentos para césped se aplican al momento de la siembra.

Según el tipo de semillas de césped y del fertilizante a usar, requerirás usar diferentes configuraciones de esparcidor. Esto te garantizará una cobertura óptima. Por ello, debes revisar la bolsa para comprobar que la configuración seleccionada es la correcta para tu esparcidor individual.

Riego del césped

La clave para un riego perfecto del césped es mantener siempre húmeda la pulgada superior del suelo, sin empaparla. Para ello, probablemente necesitarás nebulizar una vez al día el área sembrada, en especial si está caliente y seco afuera. Luego de que las semillas de césped comiencen a germinar, es necesario mantener húmedas las 2 pulgadas superiores del suelo. Debe mantenerse ese riego hasta que la hierba alcance su estatura de corte, aproximadamente 3 pulgadas.

Llegado a eso, es momento de reducir el riego a dos veces por semana. Sin embargo, el remojo del suelo debe ser más profundo, entre las 6 y 8 pulgadas. Esto ayudará a que las raíces crezcan en las profundidades del suelo.

Mantenimiento del césped

Luego de que el césped haya alcanzado las 3 pulgadas de altura, ha llegado el momento de cortarlo. Para ello, solo necesitarás retirar 1/3 de las hojas de hierba. Deberás configurar el cortador de césped en un ajuste alto para que el césped se mantenga grueso y agradable. Si lo cortas más de lo recomendado, debilitarás la hierba, dando lugar a la aparición de hierbas malas.

Mientras el césped esté nuevo y creciendo, lo mejor es evitar como sea posible caminar sobre él. Luego de las 8 semanas, es momento de dar inicio a un programa regular de fertilización del césped. Esto ayudará a mantenerlo exuberante y espeso.

Por qué sembrar semillas de césped

semillas-cesped

Para muchos puede parecer ilógico sembrar hierba, sin embargo, hay muchas razones para sembrar y mantener el césped en tu jardín. A continuación, algunas de ellas:

Refina el aire

Sembrar césped ayuda a limpiar el aire. Anualmente, los pastos logran limpiar una media de 12 millones de toneladas de suciedad y polvo. Además, también acaban con diferentes impurezas conocidas, como el dióxido de carbono. Luego que las hojas del pasto capturan las impurezas que se encuentran en el ambiente, el rocío y la lluvia hacen que estas desciendan a la raíz de la planta, donde el polvo y la suciedad retornan al suelo. Allí, los microbios del suelo se encargar de destruir los contaminantes.

Producen oxígeno

Una extensión de 50 pies cuadrados de césped puede producir oxígeno suficiente para cubrir el consumo de oxígeno de cuatro personas. Este beneficio suele ser acumulativo. Estudios realizados en el 2005 a 1.15 millones de pastos de césped revelaron un aporte de oxígeno para 80 millones de personas.

Depura el agua de lluvia

El césped, en conjunto con los microbios del suelo ayudan a minimizar la contaminación ambiental, depurando el agua de los elementos contaminantes a medida que estos se desplazan a través de la zona de la raíz. Estos contaminantes atmosféricos, al no ser absorbidos y destruidos por el césped, pueden provocar lluvias ácidas muy dañinas.

No obstante, al filtrarse el agua a través de un campo de césped saludable, esta acidez puede minimizarse una décima parte de su estado original. Gracias a ello, se mejora la calidad del agua subterránea. De igual forma, disminuye la contaminación de los cuerpos acuosos, como lagos y ríos.

Sembrar semillas de césped minimiza el riego de incendios

Un césped sano y en buen estado podrá ejercer correctamente una acción retardante frente a incendios. Su acción cortafuegos ofrece una protección significativa frente a incendios forestales. Tanto el césped natural de bajo crecimiento, como el césped cuidado, resultan un riesgo muy bajo para iniciar o alimentar incendios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *