Semillas de cilantro

Semillas de Cilantro

Las semillas de cilantro son el fruto que se da como resultado de la cosecha de una planta coloquialmente conocida con el mismo nombre. El cilantro es una hierba que no crece más allá de los 50 centímetros y sus principales características son un penetrante aroma y un potente sabor; aspectos que la convierten en una buena alternativa para sazonar platillos en el mundo culinario. 

La popularidad de esta planta no se centra en una sola parte de la población, pues desde épocas antiguas se viene utilizando en la gastronomía a nivel mundial. Tanto hojas, tallos y semillas son comestibles, siendo estas últimas utilizadas cuando están secas[amazon bestseller=”semillas de cilantro” template: items=”5″ template=”table”]. 

Composición nutricional de las semillas de cilantro

Normalmente una cantidad de 100 gramos de semillas de cilantro contiene gran cantidad de sustancias esenciales para el cuerpo humano como vitaminas, minerales y fibra. En cuanto a las primeras las más notorias son vitamina C (21 mg) y vitamina b3 (2,1 mg). Los minerales son las sustancias más presentes en estas semillas y sobre todo en mayor cantidad; los principales son el calcio (709 mg), magnesio (330 mg), hierro (16,32 mg), potasio ( 1,267 mg), fósforo (409 mg), sodio (35 mg), selenio (26 ug), manganeso (1,90 mg) y zinc (4,70 mg).

De igual manera tiene un total de ácidos grasos monoinsaturados de 13,58 gramos y 1,75 gramos de ácidos grasos poliinsaturados

Origen del cilantro

Como sucede con la mayoría de las plantas el origen del cilantro es incierto; sin embargo algunos historiadores le atribuyen una procedencia del este de Europa, desde donde se ha dispersado hasta lugares como Asia y América. Cabe destacar que su nombre científico es Coriandrum lo que significa “planta que hace bien al hombre”.

Semillas de cilantro

Aspectos importantes para el cultivo de las semillas de cilantro 

Suelos 

El cultivo de las semillas de cilantro se debe realizar en un lugar donde los suelos tengan un ph entre 6,2 y 6,8. Además es importante que la tierra posea muy buen drenaje y sea floja ya que en terrenos densos y encharcados la planta no podrá sobrevivir por mucho tiempo. 

Un buen consejo es que las semillas se plantan en una maceta en interiores bajo la sombra para que germinen allí y luego trasladarlas al suelo permanente para que florezcan y den sus frutos o semillas.

Época de siembra

Este se trata de uno de las factores más importantes a tener en cuenta para poder cultivar de manera satisfactoria las semillas de cilantro. En lugares donde predomina un clima templado, lo más recomendable es sembrarlo en la época de primavera; mientras que en los sitios con un clima tropical lo mejor será esperar las épocas donde la humedad y el sol no sean tan intensos. 

Desarrollo de la planta

La siembra de las semillas debe hacerse a solo 5 mm de profundidad, pues de hacerse a una distancia mayor no germinan. Se deben distribuir en filas que se encuentren separadas unos 15 o 20 centímetros cada una para que tengan el espacio suficiente para su crecimiento. 

La germinación iniciara unas dos o tres semanas después de la siembra; el crecimiento de la planta se da de manera muy rápida y tres semanas luego de que se produce el brote, las plantas ya han alcanzado una altura superior a los 20 centímetros, teniendo sus hojas óptimas para el consumo.

En cuanto a la cosecha, se puede realizar cuando la planta alcance los 10 centímetros de altura. Se debe tener en cuenta que si se deja florecer para obtener semillas entonces ya no se obtendrá nuevas hojas y es posible que solo quede el tallo de la misma, pues este periodo de floración ocurre justo antes de que la planta va a morir. La recolección de las semillas puede hacerse cuando la planta muera por completo. 

Riego

Al momento de sembrar las semillas es necesario mantener la tierra humedad pero siempre procurando de que no se produzca el encharcamiento de agua. Cuando las plantas ya sobrepasan los 10 centímetros no se debe regar con mucha frecuencia, pues un ambiente muy húmedo no permite que se desarrollen, además esto acarrea muchas enfermedades como lo son los hongos. 

Uso de fertilizantes

Para preparar la tierra antes de sembrar se puede usar un compost elaborado de estiércol u hojas en descomposición para que esta misma tenga los nutrientes necesarios y que surjan los brotes de manera óptima. Lo mismo sirve para afianzar el crecimiento de las plantas ya establecidas; asi que disponer de una capa de fertilizante en la superficie sirve de mucha ayuda. 

Consejos para cuidar el cultivo de las semillas de cilantro

Los correctos cuidados que tenga la planta durante su cultivo garantizarán que crezca de manera saludable, por lo que a la hora de su siembra y durante su desarrollo debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Los abonos con nitrógeno son demasiado perjudiciales para las plantas de cilantro, lo mejor es optar por fertilizantes orgánicos para evitar cualquier tipo de riesgos.
  • La maleza entorpece el crecimiento del cilantro, razón por lo que se debe estar limpiando constantemente la zona para sacar toda la que aparezca. 
  • El riego debe hacerse adecuadamente. Sí resulta ser muy abundante se producirá el pudrimiento del tallo, la raíz y promoverá la aparición de hongos y enfermedades. 
  • Para la cosecha del cilantro se puede realizar el corte de la planta cuando esta alcance los 10 centímetros de altura, procurando dejar un tallo de dos tercio de tamaño para dar oportunidad de que la planta vuelva a crecer. 
  • Después que germinen las semillas es necesario que los brotes obtengan la cantidad de sol prudente que estimule su crecimiento. Si la siembra se realizó en una maceta se debe trasladar esta hasta un lugar propicio. 
  • Para asegurar un suministro permanente de cilantro, lo mejor es realizar una siembra posterior a las dos o tres semanas de la primera. 
  • Después de la primera cosecha la planta alarga su vida hasta 2 o 3 ciclos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *