Semillas de Uva

Semillas de Uva

La vid o vitis es una planta de origen silvestre de gran importancia para la humanidad desde tiempos históricos; pues gracias a su fruto, se obtiene una de las sustancias alcohólicas más ancestrales como lo es el vino. Desde hace mucho tiempo se conoce las maravillosas propiedades de la planta, sin embargo las semillas de uva no han tenido las importancia necesaria para algunos, por lo cual la mayoría del tiempo han sido desechadas, tanto en la producción de vino como en otras formas de consumo. 

En el mundo comercial las semillas de uva no tienen gran relevancia, esto es un grave error pues el procesamiento de ellas puede dar origen a productos tan rentables como el aceite de uva y el extracto de semillas de uva. 

# Vista previa Producto Valoración Precio
1 Biojoy Semillas de Hinojo orgánico (250 gr) Biojoy Semillas de Hinojo orgánico (250 gr) No hay valoraciones 9,99 €
2 Semillas Hortícolas - Hinojo de Florencia - Batlle Semillas Hortícolas - Hinojo de Florencia - Batlle No hay valoraciones 1,35 €
3 hinojo verde 1 Kg hinojo verde 1 Kg No hay valoraciones 15,48 €
4 Semilla Hinojo 1 Kg Semilla Hinojo 1 Kg No hay valoraciones 11,99 €
5 50 Semillas Hinojo (Foeniculum Vulgare) 50 Semillas Hinojo (Foeniculum Vulgare) No hay valoraciones 3,29 €

Características de las semillas de uva

Los granos o semillas de uva se desarrollan en el interior de las bayas que nacen en racimos como resultado de la floración de esta planta trepadora. Normalmente se pueden encontrar de 1 a 4 granos dentro del fruto carnoso, estos tienen un color marrón claro y son de un tamaño sumamente pequeño. 

Semillas de Uva

Propiedades químicas de las semillas de uva

Las semillas que proporciona esta planta contienen una gran cantidad de elementos químicos que resultan de mucha importancia en el ámbito nutricional del ser humano. Uno de los compuestos con presencia más notable son los aceites, tales como el omega 3 y el omega 6. También contienen un cantidad significativa de antioxidantes, mayor incluso que los presente en los subproductos de la fruta como el vino. Cabe destacar que en su composición además, se puede encontrar un bajo contenido de ácido graso linolénico.

Propiedades medicinales de las semillas

Las propiedades medicinales que tienen estos granos se deben más que todo a su capacidad antioxidante; pues estos elementos son capaces de evitar el deterioro o disminución de la funcionalidad de los órganos, situación que es consecuencia del envejecimiento. Las principales acciones medicinales que tienen estas semillas son: 

  • Estimular la producción de glóbulos blancos, es decir que refuerzan el sistema inmunológico.
  • Ayudan al organismo a luchar contra enfermedades de carácter inflamatorio. 
  • Actúan de manera eficiente en el refuerzo de estructuras y elementos cardiovasculares. 
  • Mejoran la circulación sanguínea.
  • Contienen elementos que pueden ayudar a prevenir enfermedades graves como el cáncer. 
  • Son efectivas para mejorar la salud pulmonar en el caso de infecciones o adquisición de bacterias. 

Aceite de semillas de uva

Esta es una sustancia de color dorado pálido que se puede obtener a través del prensado en frío de las semillas de uva o mediante un proceso químico. El aceite es uno de los pocos productos que se pueden obtener de estas semillas y sus usos son más que todo nutricionales, cosméticos y medicinales. 

Tiene un olor y sabor frutal que lo hace un aliado perfecto para macerar carnes o elaborar vinagretas en el mundo culinario, y también es ideal para realizar preparaciones fritas por su elevado punto de humeo. Es también uno de los pocos que no contiene colesterol, característica que lo hace una sustancia beneficiadora en el caso de enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad. Cabe destacar que además es el aceite vegetal con mayor concentración de ácido linoleico que es uno de los aceites esenciales que el organismo no puede sintetizar de manera natural por lo que debe adquirirlo a través de la alimentación.

Extracto de semillas de uva

El extracto de las semillas de uva es otra de las sustancias que se pueden obtener mediante un adecuado proceso y tratamiento de dichos granos.

Este se trata de un líquido que presenta en forma concentrada todos aquellos elementos que se encuentran contenidos en el interior de las semillas. Posee una lista enorme de beneficios para la salud, por lo que puede emplearse como antialérgico, fungicida, antioxidante y antibiótico. 

En cuanto a las consecuencias negativas de su consumo o uso tópico, no se han manifestado casos de intoxicación y reacciones adversas significativas; pero cabe la posibilidad que en algunas personas se produzcan síntomas como náuseas, mareos y prurito en la zona donde se aplica. 

Germinación de las semillas

Antes de iniciar con el proceso de germinación de las semillas de uva, es necesario tener en cuenta que normalmente los agricultores que se dedican al cultivo de vides, lo hacen utilizando injertos o esquejes. Esto es debido a que la obtención de las plantas a través de la germinación de semillas es un proceso que requiere de paciencia y determinación. 

Elegir las semillas adecuadas

En el caso de que las pepitas que nos dispongamos a germinar no sean compradas o estén  ya preparadas, se debe elegir entonces una uva adecuada para extraerlas. 

Lo primero es escoger la fruta que se encuentre muy madura y una variedad que soporte las condiciones climáticas locales. 

Cuando ya se tenga el espécimen correcto entonces es necesario abrirlas y retirar del centro los pequeños granos con el dedo. Una vez retiradas de la pulpa, debemos de separar todos los fragmentos de esta que puedan quedar sobre su superficie. 

Determinar la viabilidad de la semilla

Ya que tengamos las semillas extraídas, tenemos que verificar que sean óptimas para la germinación. Los granos saludables son fuertes al apretarlas entre los dedos y poseen un color marrón o gris claro. 

Hidratación

El proceso de hidratación del pregerminado dura 24 horas y consiste en poner las semillas sanas en un recipiente con agua por este tiempo.

Estratificación

Algunas variedades necesitan de un periodo de estratificación en frío. Para esto se disponen en un recipiente, cubiertas de algún sustrato y se introducen en el refrigerador por 2 meses.

Siembra 

Cuando termine la estratificación se mudan las semillas a una maceta con tierra abonada para que los brotes comiencen a salir. La temperatura que deben tener estas durante este periodo es de 15° a 20°C o de lo contrario no germinaron. 

La humedad en la tierra debe ser constante pero no excesiva. Sí las condiciones son óptimas al cabo de 8 semanas deben salir las pequeñas plántulas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *