Semilleros de tomates

Semilleros de tomates

El tomate es de las hortalizas más “famosas” cuando de huertos se trata. Todos quieren tenerlos en sus huertos porque es una hortaliza muy utilizada y versátil. Sin embargo, sembrar tomates no es tan fácil como parece. Hay algunos factores que necesitas tomar en cuenta y en los que probablemente no has pensado hasta ahora. Para que seas la envidia de todos y tengas en tu huerto la hortaliza más codiciada, quédate a leer este artículo porque te enseñaré todo lo que tienes que saber respecto a los semilleros de tomates.

Sembrar no es una actividad para todo el mundo, requiere esfuerzo y mucha paciencia, pero si te sientes capaz de hacerlo, o si lo haces más bien por terapia, bienvenido. Pasa y ponte cómodo que ya vamos a empezar.

¿Qué son los Semilleros de Tomates?

Un semillero es un recipiente amplio donde siembras las semillas de lo que quieras plantar. En este caso, semillas de tomate. Existen muchos tipos de semilleros, pero los más comunes están hechos de plástico, son en forma de bandeja larga, de unos 4 centímetros de altura (aproximadamente). Los compartimientos son en forma de cuadrado, más ovalados en el fondo, parecido a los compartimientos de los cartones de huevo. Hay semilleros con solo 6 de estos espacios, hasta algunos mucho más grandes que tienen 100 de ellos.

¿Qué necesito para mis propios Semilleros de Tomates?

Hacer tu propio semillero no es algo de otro mundo, a continuación de diré una lista de lo que necesitarás para pronto ser un experto en todo lo relacionado a los tomates y a la siembra.

Semilleros de tomates

Escoger las semillas

Quizás no lo sabías, pero hay muchos tipos de tomates. Aquí tienes dos opciones; primero, vas a una tienda especializada en jardinería y compras las semillas certificadas del tipo de tomate que quieras; o segundo, utilizas las semillas de los tomates que ya has usado antes.

Sustrato

El sustrato es la tierra que utilizarás para sembrar tus semillas de tomate. En la misma tienda de jardinería puedes adquirirlo, te recomiendo elegir un sustrato que tenga humus de lombriz porque tiene muchísimos más nutrientes, aunque suene algo extraño.

Recipiente

Como dije al principio, los semilleros más comunes son tipo panel o bandeja con muchos compartimientos. Pero si no quieres comprarlo o prefieres ahorrar, puedes utilizar cualquier objeto que se le parezca. Puedes utilizar distintos envases pequeños como los de yogurt, o más cómodo, puedes usar un cartón de huevos. Te recomiendo el cartón de huevos porque te ahorra trabajo y esfuerzo.

Bandeja

Sea cual sea el semillero que elijas, necesitarás una bandeja y en ella es donde colocarás tu semillero. Esta es una forma inteligente de regar y evitar ensuciar tu casa, y también inundar tus futuros tomates.

¿Cómo hago mis Semilleros de Tomates?

En una lista sencilla te mostraré el paso a paso. Por supuesto, el primer paso es que te asegures de tener todos los materiales ya previamente mencionados. Cuando los tengas, entonces puedes proceder.

  1. Prepara el o los envases que hayas elegido para sembrar. Si es un envase reciclado, asegúrate de hacerle huequitos en el fondo a cada envase o compartimiento, por ahí es que las semillas absorberán el agua que coloques en la bandeja de abajo.
  2. Ahora solo tienes que colocar el sustrato en cada compartimiento, llénalos en su totalidad. Puedes hacer esto con las manos o utilizar una cuchara, así es más sencillo dominar el sustrato.
  3. Con un bolígrafo o la punta de tu dedo, haz un hoyito poco profundo en cada panel y coloca en cada uno al menos 3 semillas. Luego, rellena con sustrato encima de las semillas recién colocadas.
  4. Coloca tu semillero en un sitio donde le dé directamente la luz del sol, y que esté a temperatura de más o menos 14 a 20 grados. Puede ser junto a una ventana.
  5. Riégalos. Esto puedes hacerlo con ayuda de un pulverizador de agua, o colocando agua en la bandeja, como prefieras.
  6. Espera.

Estas semillas tardan de 7 días a 2 semanas para empezar a germinar.

Es un proceso sencillo, solo tienes que seguir regándolos con regularidad, más o menos de 2 a 3 días, hasta que empiecen a germinar poco a poco. Después de dos meses (como un aproximado) podrás colocar cada planta en la maceta en la que quieres que crezca o en tu huerto, si es tu caso.

Consejos importantes

Al momento de guardar las semillas, es importante que te asegures de guardarlas en un sitio que sea fresco y obscuro, donde no haya humedad y donde no le de la luz del sol directamente. Y también es importante que sea un sitio donde la temperatura no sea alta. El sitio ideal para guardarlas es en un armario.

Debes tomar en cuenta también la cantidad de agua que utilizas al momento de regar tu semillero. Si riegas en exceso, se llenará de hongos. Mientras esté húmedo, es suficiente. Y toma en cuenta que el agua es mejor colocarla por abajo; por ejemplo, es bueno si tienes tu semillero encima de una bandeja. En este caso, solo coloca el agua en la bandeja y estará bien.

Las plantas necesitan recibir la luz directa del sol, esto debes hacerlo para que crezca saludable y con naturalidad.

La temperatura óptima del semillero (y que no debes ignorar) es de 15 a 20 grados, vigila la temperatura durante el día y también durante la noche; y la humedad puede estar hasta al 80%.

En lo que se refiere a la cantidad de semillas por semillero, siempre hay dudas, pero lo ideal es que coloques de 2 a 3 semillas. Nunca coloques solo una semilla por cada espacio. Porque si ésta no germina, habrás perdido el espacio y teniendo el semillero incompleto. Si germinan todas las que colocas en cada espacio, puedes trasplantarlas sin problemas. Mejor que sobre a que falte.

Al colocar la semilla, no tienes que enterrarla a tanta profundidad, solo colócala a una distancia de dos a tres veces su tamaño. Si la entierras demasiado, será más problemático para que germinen.

Este es un proceso sencillo que requiere paciencia, pero que vale la pena. Tus tomates serán la envidia de todos y sentirás un orgullo por ti mismo que quizás no conocías antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *