semilleros

Semilleros

Es gigantesca la emoción en el rostro de un niño al que le piden hacer germinar una planta para un experimento y al ver a las semillas surgir en los semilleros comienza a entender el ciclo de la vida.

De esos pasos nace su curiosidad y aprendizaje de sembrar en un pequeño lugar del jardín o maceta. Se siente orgulloso y productivo.

Por igual para quienes crean un semillero comunitario para aportar de buenos frutos, frutas, vegetales y hortalizas a su entorno.

Y grande la emoción del hombre de campo cuando las semillas en su tierra, forjadas en un semillero que luego se trasplanta para eficacia, control y salud, surgen y dan a una ciudad o país, alimento, propósito e identidad.

Por ello y más, para cada ser humano en su paso por la vida, realizar siembras a gusto y necesidad  les dará orgullo y sentimiento real de utilidad.

semilleros¿Qué son los semilleros?

Son un área de medida variable y acondicionada especialmente para colocar las semillas con el fin de producir que germine en las condiciones más favorables gracias a los buenos elementos para ello y el cuidado asignado.

De tal manera podrá crecer sin dificultad hasta que la planta esté en el momento estimado para ser trasplantada.

Es entonces el semillero el lugar adecuado para la primera fase de desarrollo de la planta, donde el sembrador podrá evaluar su vitalidad y momento idóneo para ir a la tierra a crecer y a aportarnos.

Bondades de los semilleros

Cuando lo acorde nos brinda la facilidad, las bondades surgen de inmediato. En los semilleros las mismas son:

– Ahorro de espacios en parcelas o terrenos. Ya que las plantas pueden crecer muy juntas y gran mayoría de los semilleros son apilables.

– Las plantas crecen a ritmo similar y así se puede calcular mejor la época de trasplante y demás desarrollo, hasta la cosecha.

– Más fácil para riego y/o colocar vitaminas de manera temprana.

– Se pueden colocar bajo techo, sea en hogares, galpones climatizados o invernaderos para adelantar el trabajo. Así, cuando las condiciones climáticas sean propicias, ya los brotes estarán óptimos para la siembra en suelos.

– La evaluación de las semillas que mejor brotaron para que sean las que vayan al trasplante y las que no, mas evaluación o cambio para una nueva zafra en fecha posterior.

– Acá se pueden plantar las semillas que necesitamos, queremos, que nos dan curiosidad y todas quedan bajo nuestra vigilancia.

– Ninguna planta toma vitalidad de la otra, tienen armonía y por ende la variedad es amplia según el tamaño y nichos del semillero que se haya elegido.

– Podrá ayudar a los niños y jóvenes con un espacio de mejor calidad al desarrollo de experimentos, sentirse útiles y con propósito, mejorar sus destrezas y saber aportar a su hogar y entorno con el trabajo de sus manos y autoridad para el control.

semillerosFactores perennes a tomar en cuenta para la prosperidad de las semillas

Un semillero es una responsabilidad. Niños, jóvenes y adultos de todo el mundo así la asumen y saben que de cumplirla, la tierra les bendecirá.

Para nuevas, actuales y de antaño generaciones, éstas siempre serán las recomendaciones ideales para que se observen resultados positivos al usar un semillero.

– Estar pendiente del riego, la ventilación, el espacio en casa, animales domésticos o callejeros que puedan escarbar en los mismos.

– Se requiere utilizar plásticos, cubiertas de cartón, ahuyentadores alrededor.

– Colocación de vitaminas.

– Algunas plantas deben ser guiadas con un trozo fino pero firme de madera para que no se tuerzan y se hagan débiles en el trasplante.

– Preparar bien el terreno donde se sembrarán las plantas. Eliminar piedras, hierbas malas, consultar de antemano sobre el PH y salud del suelo.

– Realizar surcos para separación, ya que a diferencia de los semilleros, en la tierra las plantas sí pueden realizar un proceso de osmosis en que se mezclen negativamente o una tome la vitalidad de la otra.

Siembras idóneas para los semilleros

Como todo en la vida, hay limitantes hasta para lo provechoso. Por ello, para quienes son novatos en estas lides y desean utilizar el semillero que compraron o hicieron al máximo, les daremos un listado de semillas que sí pueden sembrarse en ellos.

Semillas que conviene tener en primera fase en semilleros:  

Pimiento (pimentón o ajís en algunos países), tomate, berenjena, lechuga, acelga, apio, escarola, apio, cebolla, col, coliflor, sandía, mandarina y gran variedad de fríjoles.

Semillas que conviene tener en primera fase en semilleros o siembra directa:

Pepinos, acelgas, remolachas, algunos tipos de frijoles, calabacines, calabazas, maracuyá.

Semillas que no deberían estar en primera fase:

En este punto, queda bajo la habilidad del sembrador en intentarlo, no es del todo limitativo, pero sí requiere pericia.

Para quienes están en hogares con poco jardín o departamentos, el trasplante es más difícil. Para quienes pueden llevar los semilleros a campos abiertos, es menos dificultoso y con altas posibilidades de éxito por adhesión positiva:

Zanahorias, remolachas, rábanos, espinaca, papa o patata, girasol, habas, judías, guisantes y otras plantas de raíz.

Tipos de semilleros

Caseros y/o comerciales:

semillerosEstán los llamados “Bandejas de alveolos”. En éstos semilleros se obtienen las plantas con su cepellón intacto de raíces, lo que las hace adecuadas al momento del trasplante.

Actualmente hay gran disponibilidad de los mismos en tiendas online como Amazon, lo que las hace una opción idónea para quienes estén pensando en la siembra urbana comunitaria.

Sus precios son competitivos pero asequibles. Los hay de distintos tamaños, muy resistentes. De materiales aislantes y se adecúan a la temperatura del ambiente en pro del beneficio de las semillas en germinación.

Los más solicitados son los recipientes biodegradables, por todas las implicaciones positivas que tiene el trabajo ecológico para el mundo de hoy.

Los recipientes vienen en medidas adecuadas, muchos con guías para las semillas que más les convienen, lo que hace importante leer y documentarse al respecto.

De no utilizar un semillero adecuado se corre el riesgo de que la planta no logre el volumen óptimo requerido ni hará las raíces completas, lo que hará más dificultosa su prosperidad luego de ser trasplantada.

Como el inicio de nuestras vidas, el ambiente donde nos desarrollamos, nos da la guía para fortalecernos en los siguientes de nuestra prosecución de vida.

Por igual ocurre con los semilleros, todos son de lo mejor y los hacemos más efectivos cuando los adquirimos o hacemos con estudio, buena voluntad y le ponemos ahínco. En ellos lo bueno, surgirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *