Semillero

Semillero

Si estás pensando establecer tu propio huerto no debes complicarte, un semillero se puede adaptar a distintos lugares, no importa si vives en un apartamento y posees muy poco espacio. Este jardín, usualmente pequeño, de cultivos nos proporciona un sinfín de beneficios, no solo los relacionados con obtener cosechas, sino que mental y emocionalmente funciona como una terapia tremenda. Además, tenemos que la siembra es un hobbie muy divertido y apasionante

Debes saber que casi cualquier espacio que contenga tierra para siembra y esté diseñado especialmente para buscar la germinación, es considerado un huerto o un semillero. Por supuesto hay semilleros de todos los tamaños, pero casi siempre nos enfocamos en los pequeños que de algún modo son “domésticos”.

El día de hoy te hablaremos un poco de estos espectaculares huertos. Con este artículo podrás saber para qué sirven realmente, no solo los aspectos superficiales, no se trata de solo sembrar. Asimismo podrás ver los tipos de semilleros que existen y como diferenciar a cada uno, de esta manera escogerás el que más se adapte a ti. Las ventajas que nos dan es un elemento muy importante que no puedes dejar de ver; por último, te proporcionamos lo que necesitas para hacer tu propio semillero casero.

De que nos servirá tener un semillero

Anteriormente te dimos cierta idea de lo que puedes hacer con estos huertos, pero en este apartado iremos más allá, dándote una explicación concisa de las razones por las cuales adquirir un semillero es una idea genial.  Primero que nada, debemos decir que los semilleros son un tipo de huerto que ayuda a que las plantas germinen y comiencen a desarrollarse o crecer de la mejor manera sin ninguna limitación. Pues si una planta no tiene el espacio necesario, ni las condiciones están dadas, la misma se marchita o ni siquiera brota de su semilla.

Semillero

¿Cuáles serán entonces esas cualidades que tanto destacan de un semillero? ¿De verdad vale la pena dedicar tiempo y esfuerzo en eso? Sin más dilatación, vamos responder tus preguntas, enfocándonos en aspectos que de verdad sabrás apreciar en tu semillero:

Espacio aprovechado al máximo

El tamaño de tu semillero lo determinarás tú, si posees ambientes de sobra que puedas dedicar a la siembra ¿para qué limitarse? No obstante, al principio expresábamos el problema con el que se encuentran las personas en apartamentos. Afortunadamente, incluso si tu hogar tiene dimensiones un poco acortadas, este huerto se adapta, hasta puede que ni notes la “pérdida” del espacio que ocupa.

Germinación casi asegurada

Muchas personas, sobre todo los expertos, utilizan el semillero con la única función de conseguir el brote de la semilla, después proceden a trasplantar. Lo que nos ofrece este elemento a la hora de buscar la germinación, es mayor control en distintos ámbitos, sobre todo en cuanto a los nutrientes y el entorno en que se desarrolla nuestra planta.

Posible oportunidad de negocios

Muchas personas cultivan plantas en sus casas para luego venderlas o vender los frutos que surgen de estas. Podrías empezar con tu semillero a plantar semillas, y cuando empiecen a crecer, las ofreces al público. Hay un montón de alternativas con este negocio, ya que no sola puedes aprovechar el fruto de tus plantas, sino que las semillas pueden ser valiosas si logras recolectar cierta cantidad.

Obtención de frutas y vegetales orgánicos

Hoy en día, muchas compañías suelen usar productos químicos nocivos para la salud. Claro que esto ha disminuido con el paso del tiempo gracias a distintas investigaciones que han logrado desarrollar químicos que no nos afectan o que nos afectan en menor medida. Sin embargo ¿para qué arriesgarse? ¿No sería mejor que supieras de dónde viene tu comida? Pues con tu huerto tienes esa gran posibilidad.

Aprendizaje divertido

¿Alguna vez te has divertido aprendiendo? Si lo has hecho, entonces sabes que es la mejor forma de aprender, las cosas se graban por sí solas. El aprendizaje no tiene que ser tedioso, y con cosas como estas lo comprobamos, estarás tan entusiasmado que investigarás por ti mismo, ya sea sobre los tipos de semilla, los tipos de tierra, nutrientes, y un montón de etcéteras. La agricultura es sumamente amplia y una profesión y/u oficio, muy bonito.

Facilidad y rentabilidad

No importa si eres un principiante en esto de la siembra, obtener resultados no será una tarea imposible para ti. Solo debes investigar ciertas cosas importantes, como el tipo de semillas que quieres sembrar o el tipo de tierra que tienes que usar. De resto, lo demás será pan comido.

Actividad en familia

Sin importar la edad, cualquier persona puede participar del proceso de siembra, es más, resulta genial para los más pequeños estar involucrados en este tipo de actividad, porque desarrollan la paciencia, y también comprenden lo que es la satisfacción por el trabajo duro. Es genial ver a tu pequeño encantado porque obtuvo una fruta de la planta que sembró cuando apenas era una semilla.

Tipos de semillero

De acuerdo a tus necesidades y a lo que tengas pensado hacer, en el mercado nos topamos con una gran variedad de semilleros, algunos artesanales, otros hechos por compañías del área de la agricultura. Sin importar de dónde venga tu semillero, su tipo determinará unos cuantos aspectos de la siembra.

Semillero permanente o fijo

Son una opción magnífica cuando contamos con un patio muy grande o si tenemos una granja o finca. Estos son a menudo hechos con concreto y la idea que expresa su uso, es el de sembrar plantas voluminosas. No son muy recomendados para hogares, ya que son de gran tamaño generalmente.

Semilleros portátiles

Para nuestro hogar son de los más ideales, porque podemos moverlos de lugar sin ningún problema. Además, al ser portátiles, presentan un tamaño bastante pequeño. El problema es que presentan como limitación, la misma ventaja que mencionamos, puesto que por su tamaño no podremos poner cualquier planta.

Semillero temporal

Estos semilleros también son conocidos como transitorios, porque son usados por un corto periodo de tiempo o son usados una sola vez. Se aplican principalmente para plantas que dan frutos rápidamente, pero que solo poseen una carga para después morir. El uso de una maceta no es necesario, para este tipo de huerto, comúnmente se usa es papel periódico, cajas viejas, una huevera o hasta una botella de plástico. También son usados como germinadores únicamente.

Semillero vertical

Este tipo de huerto, con el paso del tiempo, se ha puesto muy de moda, porque no se necesitan casi materiales y pueden ser colocados en alguna pared o techo. Los huertos verticales son especialmente usados por las personas que tienen un espacio mucho más limitado en sus hogares. Pueden colgar o estar en el piso, lo que importa es que las distintas partes estén una por encima de la otra y no a lo horizontal. Este tipo de semillero hace que sea aún más imposible usar como excusa el espacio.

Para realizarlo se pueden usar botellas de plástico a las cuales se les abre un hueco a los laterales y se le coloca un cable, hilo o cualquier elemento para poder amarrarlos. Algunas personas unen 3 macetas consecutivamente y crean un hermoso invernadero. Los más astutos hasta han creado un sistema de riego en la pared. El único problema que quizás puedas conseguir, es el de hallar la manera de que les pegue el sol uniformemente a todas las plantas.

Semillero calefactado o de cama caliente

La tecnología hace presencia también en nuestros semilleros, dotándolos de funciones que nos ayudan en nuestra actividad. Este tipo de semillero es eléctrico y lo que conseguimos es la oportunidad de sembrar, incluso cuando no es temporada. Muchas semillas no brotan en épocas de frío, pero sí tenemos un semillero calefactado, podremos hacer trampa, ambientando la tierra para que adquiera cierta temperatura ideal.

Es muy posible crear nuestro propio semillero calefactado, no es muy difícil, pero en el mercado tampoco es que son tan caros.

Cómo hacer un semillero

Existen distintas maneras de hacer un semillero casero y cada una más divertida que la otra. Este tipo de germinador se puede hasta personalizar y lo mejor de todo es que algunos de los mismos son biodegradables así que estamos ayudando al medio ambiente de distintas maneras. A continuación se mostraran los distintos semilleros caseros que podemos realizar en la comodidad de nuestros hogares, claro que te puedes guiar y usar tu creatividad para añadir un nuevo estilo.

Semillero

Con una huevera

Usando un cartón para huevos, estaríamos creando nuestro propio semillero portátil. No necesitas hacer mucho, solo pintarlo o tal vez ambientarlo con unas pequeñas tablas dispuestas en los extremos para evitar que la tierra se salga. Lo de pintarlo es opcional, pero si decides hacerlo, podrás crear unos detalles bastante creativos.

Con envases de yogurt

Igual que con el cartón de huevos o huevera, los envases de yogurt pueden ser un excelente germinador, y como cada uno es individual y de tamaño reducido, podrás organizarte mejor, plantando varios tipos de semilla. Eso sí, los envases de yogurt a los que nos referimos, son de los que tienen como presentación pequeños vasitos, podrías usar otro tipo, pero estos son bastante cómodos.

Con la cascara de los huevos

Una manera muy funcional de reutilizar las cáscaras, es agarrándolas como recipiente para sembrar semillas y germinarlas. Usualmente en la cascara de los huevos se colocan son granos como: caraotas, frijoles blancos, lentejas, entre otros de la misma índole. La cascara se parte un poco en la parte de arriba y se va poniendo la tierra con la semilla. Este tipo de actividad es ideal para hacerla con los pequeñines de la casa, hasta se les puede dar un pincel y pinturas, podrías crear unos huevos de pascua semilleros.

Con un tubo de papel higiénico

Hacer un semillero con el tubo del papel higiénico es muy sencillo, solo se necesita tener cinta y sellar uno de los agujeros; luego se coloca la tierra hasta la mitad del tubo, se coloca la semilla y se vuelve a tapar con más tierra. Además de tener un poco de originalidad en nuestros semilleros, también nos permite ahorrar espacio en nuestra casa.

Con botellas de plástico

Se puede hacer con cualquier tipo de botella, ya sea de refresco, de agua, de jugo, todas nos sirven. La botella se parte a la mitad y se usa la parte inferior como maceta, allí se le echa tierra como normalmente se hace. Para hacerle un drenaje se puede utilizar un lápiz, el mismo se afinca en la parte de abajo de la botella hasta que se haga un agujero, esto evitara que nuestra planta se ahogue. También podríamos hacer nuestro semillero picando uno de los laterales de la botella y orientándola horizontalmente.

Con botellas de bebidas alcohólicas

Este tipo de botellas dará un aspecto más refinado a nuestro semillero casero. Pero antes tenemos que tomar en cuenta que la boquilla de la botella sea lo suficientemente grande para poder meter la tierra y que nuestra planta pueda crecer bien. A este tipo de material no se le puede abrir un hueco para que tenga un drenaje por lo que hay que tener muchísimo cuidado de cuánta agua se le pondrá a nuestra pequeña planta.

Otros materiales para crear tu semillero

Estamos tratando de darte ideas, pero como ya observaste, se trata de cosas que comúnmente puedes encontrar en cualquier lado. Aquí es cuando volvemos a algo que decíamos al comienzo, cualquier espacio con tierra dedicada para sembrar, puede convertirse en un semillero. Mira a tu alrededor y analiza lo que tienes disponible. Para darte una mano, te vamos a dejar este video que tiene muchos más materiales bastante aptos para empezar a germinar tus semillas, también te explica cómo adecuarlos.

Desventaja de los métodos que hemos mencionado para la creación de tu semillero

Lo que debes saber, es que puede que estés limitado en cuanto al desarrollo de la planta. Todos los semilleros que hemos mencionado hasta ahora, presentan un tamaño no apto para que una planta, después de crecer, se mantenga en estos. Así que si te has decidido por uno de estos, será mejor que te vayas haciendo con una maceta para luego trasplantar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *